Author: muddlaw

John E. Mudd is an attorney and legal analyst admitted to the practice of law in Puerto Rico, the P.R. Federal District Court, the First and Fourth Circuit Court of Appeals. He received his J.D. from the University of Puerto Rico Law School in1982. He also holds a Masters Degree from Boston University in International Relations focusing in Middle Eastern Studies.Author of johnmuddlaw.com , a blog with more than 4,500 subscribers. Author of ControlBoardWatch.org a blog that follows developments in regards to potential members of the Puerto Rico Financial Control Board. Has been studying the possibility of a Financial Control Board for Puerto Rico since 2013 and has conducted several seminars on the subject and of PROMESA. He started his litigation career as an attorney in the federal división for the PR Department of Justice. After that, he worked for many years for Ortiz Toro-Ortiz Brunet where he participated in some of the most high profile cases in PR, including the Dupont Plaza Litigation, Rio Piedras Explosion, Tobacco Litigation (lead counsel) and the Airplane Crash in Cali, Colombia. Now a solo practitioner for more than ten years, Mr. Mudd specializes in Class Actions, Bankruptcy , Constitutional Law , Mass tort litigation and Intricate Federal Issues. He also gives seminars for continued legal education. He makes occasional tv/radio appearances. In his free time, Mr. Mudd enjoys bread baking, reading and his blog. He currently resides in Guaynabo with his wife Viviana, daughter Sara and three crazy cats. Contact information can be found in his blog johnmuddlaw.com

STOCKTON, SAN BERNARDINO, DETROIT y SUS PENSIONES

He escuchado algunos abogados argumentar que el caso de In Re City of Stockton, 526 B.R. 35 (Bank. E.D. Cal. 2015)

https://www.leagle.com/decision/inbco20150227827 , es una situación similar a la de PR y por lo que aquí se dice es que no se tiene que reducir pensiones. Creo que la Legislatura logró un gran triunfo al evitar los cortes de pensiones pero quiero hacer claro que la situación en Stockton, San Bernardino y Detroit son muy diferentes a las de PR. En ese caso el Tribunal indicó lo siguiente, a las páginas 60-61:

Second, the assertion that pensions are not affected by the City’s plan of adjustment incorrectly suggests that employees and retirees are not sharing the pain with capital markets creditors. To the contrary, the reality is that the value of what employees and retirees lose under the plan is greater than what capital markets creditors lose.

One result of this case is that the City terminated its program for lifetime retiree health benefits valued on the schedules at nearly $550 million for existing retirees. Although Franklin says that sum is too high, it concedes that the value is at least $300 million. Prospective retirees also lose that expectation and receive nothing in return. In contrast, Franklin loses about $30 million.

Likewise, pension liabilities are also indirectly reduced as a result of curtailed pay and curtailed future pay increases in the renegotiated collective bargaining agreements. . . .

When evaluating the financial situation of the City, it is misleading to focus on comparing the situation on the day the chapter 9 case was filed with the situation at the time of confirmation. Any useful before-and-after view requires that one take into account the effect of the effort to reduce municipal costs during the several years before the case was filed. By the time the case was filed, the City had been pared down to core functions and been reduced to a situation in which such essential services as police and fire were being operated below sustainable standards. The murder rate had soared. Police responded only to crimes in progress. A wrecker had to accompany fire engines on emergency calls.

During the pre-filing mediation required by California law, agreements were achieved modifying all unexpired collective bargaining agreements. And there had been substantial progress on a new contract to replace the expired police contract, which was completed several months after the case was filed.

The quid pro quo for the concessions made by labor in the new and modified collective bargaining agreements was the City’s promise not to modify pensions subject to the servicing contract with CalPERS. Pensions would be neither increased nor decreased. This is neither irrational nor inappropriate. Pension underfunding is not a burning issue for the City, which is current on its pension contribution obligations. As noted above, on an actuarial basis the City’s two plans are funded at 82.6 percent and 88.5 percent, which is below the goal of 100 percent. This shortfall is primarily attributable to CalPERS’ recent reduction in its expected rate of investment return. Future required payments to return to a better funded status are built into the budget on which the plan is based; they are for a finite number of years and do not support the argument that the required contributions to CalPERS are on an endless upward spiral. The evidence suggests that funding ratios are improving, rather than deteriorating. To mandate that pensions be modified would so fundamentally change the balance in the labor negotiations as to unravel all of the concessions achieved.

En el caso de PR, no existe ese quid-pro-quo con las uniones ya que en el Gobierno (excluyendo las corporaciones públicas) no existe el derecho a huelga que hay en California.

En el caso de San Bernardino, la razón de que no se afectaron las pensiones fue una práctica https://calpensions.com/2016/05/02/why-bankrupt-san-bernardino-didnt-cut-pensions/

The San Bernardino disclosure gave the same basic reason as Stockton for not attempting to cut pensions in bankruptcy: Pensions are needed to be competitive in the job market, particularly for police.

“The city concluded that rejection of the CalPERS contract would lead to an exodus of City employees and impair the City’s future recruitment of new employees due to the noncompetitive compensation package it would offer new hires,” said the San Bernardino disclosure.

“This would be a particularly acute problem in law enforcement where retention and recruitment of police officers is already a serious issue in California, and where a defined benefit pension program is virtually a universal benefit.”

En Detroit, como se explica en este artículo, si se cortaron beneficios a las pensiones

https://www.detroitnews.com/story/news/local/detroit-city/2018/07/18/detroit-bankruptcy-retirees-reaction/783828002/

General workers endured a 4.5 percent base cut in pensions and the elimination of an annual cost-of-living increase. The pensions of police and firefighters weren’t cut but an annual 2.25 percent cost-of-living adjustment was reduced to about 1 percent.

The city also sought to recoup $239 million from the optional annuity savings fund accounts of some general retirees who were credited with interest earnings that exceeded the retirement system’s actual investment returns.

The bankruptcy also helped Detroit slash its promised retiree health insurance benefits from $4.3 billion to $450 million.

Además de estas ciudades donde las pensiones han sido afectadas, Prichard, Alabama que radicó en el 2009 (esta ciudad dejó de pagarle a sus pensionados antes de radicar Capítulo 9) y Central Falls, Rhode Island en el 2012.

Como vimos, había razones claras para no cortar las pensiones en esas ciudades que no existen aquí. Bajo el 1003 aprobado por la Cámara no se cortan pensiones, sin que concurran las circumstancias que ocurrieron en San Bernardino ni los acuerdos en Stockton. Como siempre digo, hay que leer los casos, no dejarnos llevar por lo que otros dicen.

JAY Y SU ULTIMA COLUMNA

JAY Y SU ULTIMA COLUMNA

Hoy mi amigo Jay publica una columna “Se vendieron o quiern cargar más el bulto de kinder”. En la misma tiene varias aseveraciones incorrectas sobre PROMESA y el plan de ajuste que hay que clarificar.

El propósito de PROMESA no es garantizar los servicios esenciales. La sección 101(a) nos dice que el propósito de la Junta (y por ende PROMESA) es proveer un método al territorio de alcanzar responsabilidad fiscal y accesso a los mercados de capital (The purpose of the Oversight Board is to provide a method for a covered territory to achieve fiscal responsibility and access to the capital markets) La sección 201(b)(1)(B) requiere que el plan fiscal provea fondos para los servicios esenciales. El plan fiscal, sin embargo, no puede ser revisado por el Tribunal Federal excepto en la etapa del plan de ajuste y solo para ver si son consistentes el uno con el otro, ver, sec. 314(b)(7) de PROMESA.

La idea de PROMESA no fue echar todas las deudas en un pote. De hecho, hay bastante evidencia de que el Congreso prefería que se negociara bajo el Título VI, donde cada grupo de acreedores llegaría a acuerdos sin necesidad de ir a Título III. Que la Junta haya decidido usar en vez el Título III no cambia ese hecho.

Para Jay lo más importante de PROMESA es evitar la emigración, pero no dice de donde se saca eso. Es importante, pero ne ninguna parte dice eso.

Jay nos dice que es un error el haber aprobado la legislación de COFINA. “¿Como se le ocurre pagar más de la deduda, cuando pueden trancarle el Juego a la Junta y evitar eso.” Aunque no nos dice como, se puede deducir que Jay implica que PR debió haber dicho no a la legislación de COFINA y haber exigido mayores recortes. Lo que no nos dice es que la Junta, AAFAF y los bonistas estuvieron en mediación con Jueces de Quiebras que conocen su negocio y se pudo llegar a estos acuerdos. Además, la estructura de COFINA fue impugnada en el Tribunal(contrario a lo que nos dice Jay) y se llegó a esos acuerdos. Recoremos que si se ganaba la impugnación, la deuda se pagaba como no asegurada pero si se perdía, había que pagar 100% más intereses, cosa que Jay no nos dice.  Finalmente, Jay no nos explica que la Juez Swain siempre ha dicho que prefiere un plan de ajuste consensual, o mayormente consensual. PR poniendo la ficha del tranque no es un plan de ajuste consensual. A manera de ejemplo, en el caso de la quiebra del ELA, la Junta puso en blanco y negro como no necesitaba la aprobación de la Legislatura para que la Juez Swain apruebe el plan de ajuste. Yo leí la moción y los casos que citan y entiendo que la Junta tiene razón. ¿Puede Jay decir eso?

Concuerdo con Jay que no hemos reestructurado nuestro gobierno y ese es un problema de gobernanza que ni los politicos ni la Junta han manejado. Y sabemos que los politicos no lo harán.

Jay propone que de los supuestamente $14 billones a pagar de los GO, solo paguemos $7 billones. Pero no nos dice como hacer eso. ¿Como tu obliges a acreedores que dicen ser asegurados (y garantizados por la Constitución que el juró proteger) a cobrar $7 billones menos? Eso no nos lo dice porque no hay forma. Algunos de los bonos de GO fueron impugnados en el Tribunal pero nuevamente, puedes ganar o perder y por eso se transigieron esas reclamaciones.

Otra cosa que no nos explica Jay es que quiere pagar deuda solo cuando “nuestra economía crezca de forma sostenida por encima del 2 a 3% annual. . .” Pero no nos explica ¿donde en PROMESA o la ley de quiebras existe forma de obligar a los acreedores a aceptar eso?

Concuerdo que sin crecimiento económico no se pagará ni este ni ningún plan de ajuste pero la solución de Jay es la de siempre. Fondos para que el gobierno dirija el desarrollo. ¿Cuando entenderemos que el Gobierno no crea desarrollo económico?

Debemos ver la realidad. Solo la Junta puede radicar un plan de ajuste, sección 312 de PROMESA. El plan de ajuste es un documento en el mundo real. Su contenido tiene que ser cónsono con el derecho vigente, no con los deseos o quimeras de nuestros analistas.

POSIBLES ESCENARIOS ANTE EL 1003

Nuestra clase política, no contenta con subir el recorte de las pensiones de $1,500 a $2,000 y la realidad de que aún estas probablemente sufran cero recortes, decidió poner un wish list de exigencias en el PC 1003, incluyendo plan médico universal y $500 millones por cinco años para la UPR. La Junta no perdió tiempo en rechazar estas exigencias e intimar que los bonistas podrían salirse del plan de ajuste. Algunos miembros de la prensa llaman esto meter miedo, dando a entender que esto no pasaría. Predecir el future es siempre una lotería pero hay posibles escenarios ante esta situación.

Escenario A- La Junta proceda a pedirle a la Juez Swain que apruebe el plan de ajuste como esta, especificando que no necesita la aprobación de la Legislatura. Este es el scenario más probable pero tiene el peligro, como indica la Junta, de que los bonistas no apoyen el mismo. ¿Por qué? Si el gobierno de PR no apoya el plan de ajuste, es cuestionable si luego que se vaya la Junta, prosiga con el mismo. Claro esta, es una orden de un Juez Federal y los bonistas podrían acudir a donde la Juez Swain a hacerlo cumplir pero los tenedores de bonos quieren vender lo que tienen en el mercado una vez se apruebe el plan y podrían encontrarse con que solo lo pueden vender a descuento, aumentando sus costos y disminuyendo sus ganancias. Además, la Juez Swain siempre puede negarse a aprobar el plan de ajuste y si no se puede llegar a acuerdos (ella daría un tiempo para negociar), bajo el 11 U.S.C. § 930, podría deesestimar el Título III. ¿Es eso lo que quieren los politicos?

Escenario B- La Junta claudica ante la Legislatura y acepta cambiar el plan de ajuste. Esto probablemente querría decir que los bonistas o un número sustancia de ellos se saldrían del PSA y el plan de ajuste no se podría aprobar. Ver Escenario A.

Escenario C- La Junta desestima el Título III ante la intransigencia del Gobierno. Poco probable pero posible bajo el 11 U.S.C. § 930

Escenario D- la Junta y el Gobierno negocian el 1003 y se llega a un acuerdo que todos, incluyendo los bonistas, acepten. ¿Cuan probable es que ocurra esto? Slim to none.

La desestimación del Título III no es probable pero es posible. Me parece que arriesgar algo tan radical es sumamente peligroso y no deseable. Eso querría decir que el stay que ha protegido a PR de tener que pagar las deudas que incurrió se acaba y habría que pagarlo. Algunos piensan que eso es Bueno porque podemos litigar la “deuda ilegítima”. Aparte de que ya se litigo y en su mayoría se transigió, el que una legisladora diga que una deuda es ilegal no la hace así. Si es ilegal, eso solo quiere decir que hay que devolver las contraprestaciones, i.e., PR devuelve lo que le prestaron y lo bonistas devuelven los intereses pagados, ver Artículo 1247 del Código Civil de 29130 (el applicable a los bonos cuando se emitieron), U.S. v. Garcia, 532 F. Supp. 325 (D.P.R. 1981) and Clausells v. Salas, 51 P.R.R. 87 (D.P.R. 1937). Fuera del Título III, eso quiere decir que habría que devolver dinero de cantazo, no a plazos. Si la deuda no es ilegal, habría que pagarla, con los atrasos.

Así que la cosa no es tan sencilla como algunos lo hacen ver.