Adopción Gay

LA DECISION SOBRE EL MATRIMONIO EGALITARIO Y SUS IMPLICACIONES PARA PR

LA DECISION SOBRE EL MATRIMONIO EGALITARIO Y SUS IMPLCACIONES PARA PR

El 26 de junio de 2015, el Tribunal Supremo decidió el caso de Obergefell v. Hodges, mejor conocido como el caso del matrimonio gay. En votación de 5-4, el Tribunal Supremo Federal, por voz del Juez Anthony Kennedy, decidió que el negar el derecho a casarse a parejas del mismo sexo violaba la Constitución de los Estados Unidos. (Para el trasfondo del caso, ver aquí )

La opinión tiene implicaciones profundas para los derechos de la comunidad LBGT y otros grupos marginados. Aquí trataré de explicarlos.

Para contrarrestar la disidentes del Juez Scalia en U.S. v. Windsor, el caso de DOMA, Kennedy comienza el análisis del caso con este salvo:

The ancient origins of marriage confirm its centrality, but it has not stood in isolation from developments in law and society. The history of marriage is one of both conti­nuity and change. That institution—even as confined to opposite-sex relations—has evolved over time. (pág. 11 de la opinión)

La conclusión lógica es que con el tiempo, todo cambia y nuestra visión de la realidad va cambiando. Nos explica como el matrimonio se vio primero como alianzas entre grupos, luego con la subyugación de la mujer al hombre (punto que la Juez Ginsburg trajo magistralmente durante los argumentos orales) y hoy en día donde se ve como dos socios de igual peso. La opinión continua destacando que durante mucho del siglo 20, la homosexualidad era considerada una enfermedad y como se fue tratando el tema en las cortes estatales y federales de la nación.

La opinión sigue su análisis discutiendo la Clausula de Debido Proceso de Ley de la Catorceava Enmienda (ya que se estaba cuestionando leyes de varios estados) y su garantía de ciertas libertades enumeradas en la Constitución y ciertos “certain personal choicescentral to individual dignity and autonomy, including intimate choices that define personal identity and beliefs.”(pág. 15 de la opinión) También nos dice que el derecho a casarse es un derecho fundamental bajo el debido proceso de ley. Kennedy entonces procede a discutir todos estos precedentes que hacen claro que es un derecho fundamental y procede a discutir los 4 principios y tradiciones de porque excluir el matrimonio de parejas del mismo sexo viola el debido proceso de ley. Nos dice a la página 17 que

A first premise of the Court’s relevant precedents is that the right to personal choice regarding marriage is inherent in the concept of individual autonomy. This abiding con­nection between marriage and liberty is why Loving inval­idated interracial marriage bans under the Due Process Clause. See 388 U. S., at 12; see also Zablocki, supra, at 384 (observing Loving held “the right to marry is of fun­damental importance for all individuals”). Like choices concerning contraception, family relationships, procrea­tion, and childrearing, all of which are protected by the Constitution, decisions concerning marriage are among the most intimate that an individual can make. (pág. 18)

Es importante notar el énfasis en la crianza de los hijos separado del derecho a procrear. Este tema recurre por toda la opinión. Kennedy continua y nos dice que “[a] second principle in this Court’s jurisprudence is that the right to marry is fundamental because it supports a two-person union unlike any other in its importance to the committed individuals.” (pág. 18).

El tercer punto de Kennedy enfatiza nuevamente la crianza de los niños y dice:

A third basis for protecting the right to marry is that itsafeguards children and families and thus draws meaning from related rights of childrearing, procreation, and edu­cation. See Pierce v. Society of Sisters, 268 U. S. 510 (1925); Meyer, 262 U. S., at 399. The Court has recognized these connections by describing the varied rights as a unified whole: “[T]he right to ‘marry, establish a home andbring up children’ is a central part of the liberty protectedby the Due Process Clause.” Zablocki, 434 U. S., at 384 (pág. 19) . . . By giving recognition and legal struc­ture to their parents’ relationship, marriage allows chil­dren “to understand the integrity and closeness of their own family and its concord with other families in their community and in their daily lives.” Windsor, supra, at (slip op., at 23). Marriage also affords the permanency and stability important to children’s best interests. . . . Excluding same-sex couples from marriage thus con­flicts with a central premise of the right to marry. With­out the recognition, stability, and predictability marriage offers, their children suffer the stigma of knowing their families are somehow lesser. They also suffer the signifi­cant material costs of being raised by unmarried parents, relegated through no fault of their own to a more difficult and uncertain family life. The marriage laws at issue here thus harm and humiliate the children of same-sex couples. See Windsor, supra, at ___ (slip op., at 23). (pág. 19-20)

A la página 21, Kennedy nos habla de los beneficios que el matrimonio provee en los estados:

For that reason, just as a couple vows to support each other, so does society pledge to support the couple, offering symbolic recognition and material benefits to protect and nourish the union. Indeed, while the States are in general free to vary the benefits they confer on all married cou­ples, they have throughout our history made marriage the basis for an expanding list of governmental rights, bene­fits, and responsibilities. These aspects of marital status include: taxation; inheritance and property rights; rules of intestate succession; spousal privilege in the law of evi­dence; hospital access; medical decision making authority; adoption rights; the rights and benefits of survivors; birth and death certificates; professional ethics rules; campaign finance restrictions; workers’ compensation benefits; health insurance; and child custody, support, and visita­tion rules. . . There is no difference between same- and opposite-sex couples with respect to this principle. Yet by virtue of their exclusion from that institution, same-sex couples are denied the constellation of benefits that the States have linked to marriage. (pág. 21-22, subrayado nuestro)

Vemos aquí claramente unido al derecho matrimonio las ventajas que la institución trae. Quiero enfatizar que la opinión de Kennedy y especial el pasaje citado, creo un claro conflicto con la decisión de nuestro Tribunal Supremo en A.A.R. Ex Parte, 2013 TSPR 16 donde la Juez Charneco quien escribe la opinión mayoritaria dijo así a la página 45:

El Gobierno de Puerto Rico aduce que el interés legitimo que deseaba proteger la Asamblea Legislativa a través del Art. 138 del Código Civil, supra, era “proteger los valores arraigados en la institución de la familia como pilar fundamental de nuestra sociedad e impregnarle la más alta jerarquía al interés social confirmar este interés al dar una lectura a la Exposición de Motivos de la Ley 8-1995, Leyes de Puerto Rico, pág. 47, la cual establece, inter alia, que:

Los niños de Puerto Rico merecen tener la oportunidad de que sus vidas se desarrollen al calor de un hogar, sintiendo el amor de unos padres. La institución de la familia es el pilar principal de nuestra sociedad, por lo tanto hay que brindarle a esos niños la oportunidad de formar parte de un seno familiar.

La Asamblea Legislativa entendió́ que es a través de lo que se conoce como la familia tradicional -padre, madre e hijos- en donde se pueden sostener de manera más adecuada la estabilidad necesaria para proteger efectivamente el mejor bienestar de los menores en Puerto Rico. Ello se refiere a aquellos casos de adopción en que legalmente se le reconocerán dos (2) padres legales al menor. No evaluamos la sabiduría de ese requisito: nuestra función constitucional se limita a analizar su validez. Al respecto, concluimos que ese juicio legislativo es legitimo, y la clasificación contenida en el Art. 138, supra, guarda un nexo racional con este. Toda vez que hemos apuntado que bajo el escrutinio de racionalidad mínima “aunque la clasificación no parezca ser la manera más acertada, adecuada, sabia y eficiente de adelantar el propósito legislativo”, Domínguez Castro et al. v. E.L.A. I, supra, pág. 72, debemos sostener la constitucionalidad de los estatutos una vez encontremos un nexo racional entre el interés legitimo del estado y la clasificación impugnada.

Más adelante a la página 47 la Juez Charneco indica:

La realidad es que aunque aceptemos la existencia de otros modelos de organización familiar, ello no significa que la Asamblea Legislativa, el ente que formula por decreto constitucional la política pública de Puerto Rico, no puede preferir el modelo de la familia tradicional por encima de otros modelos. Ese juicio es eminentemente legislativo y no nos compete como juristas aprobar o desaprobar los diferentes tipos de modelos familiares que se vayan desarrollando en la sociedad. El reconocimiento legal de esos modelos familiares no se puede dar en los pasillos del Tribunal Supremo, sino en el hemiciclo de los Cuerpos Legislativos.” (ennegrecido en el original.)(Para mi análisis detallado de esta opinión, ver aquí)

Claramente esta visión de la familia tradicional del Tribunal Supremo de PR esta encontrada con la decisión de Kennedy, que nos dice “This is why “fundamental rights may not be submitted to a vote; they depend on the outcome of no elections.”(pág. 29) Más aún, como el matrimonio es un derecho fundamental y el Estado no puede discriminar contra personas del mismo sexo, es lógico suponer que en las ventajas que el matrimonio provee tales como adoptar, el Estado tampoco puede discriminar. Además, bajo la jurisprudencia de P.R., cuando se evalúa un derecho fundamental, la evaluación de cualquier ley que lo afecte tiene que ser bajo un escrutinio estricto, ver, Rivera Schatz v. ELA, 2014 TSPR 122 y Colón Cabrera v. Caribbean Pretroleum Corporation, 170 D.P.R. 582, 592-93 (2007). Por ende, es muy posible que esta decisión tenga que ser cambiada. Son pocas las leyes que sobreviven ese escrutinio estricto. Como bien dice la opinión a la página 25, “[i]ndeed, in interpreting the Equal Protection Clause, the Court has recognized that new insights and societal un­derstandings can reveal unjustified inequality within our most fundamental institutions that once passed unnoticed and unchallenged.”

Kennedy continua su opinión explicando que “[t]he right of same-sex couples to marry that is part of the liberty promised by the Fourteenth Amendment is derived, too, from that Amendment’s guarantee of the equal protection of the laws.”(pág. 24) Así que el derecho al matrimonio gay se basa en el derecho a la libertad garantizado por el debido proceso de ley y la igual protección de las leyes de la Catorceava Enmienda. Algunos se preguntarán ¿si esto aplica a PR ya que la Catorceava Enmienda solo aplica a los estados? Pero si, aplica, ya que el Supremo Federal y el Primer Circuito ha indicado que el debido proceso de ley aplica a PR bajo la una o la otra, ver, Posadas de Puerto Rico Associates v. Tourism Company of Puerto Rico, 478 U.S. 328, 331 (1986); Terrol Torres v. Commonwealth of Puerto Rico, 442 U.S. 465, 469-70 (1979); Calero-Toledo v. Pearson Yacht Leasing Co., 416 U.S. 663, 668–669, n. 5 (1974); Examining Board v. Flores de Otero, 426 U.S. 572, 599601 (1976) and Califano v. Torres, 435 U.S. 1, 4 n. 6 (1978).

Como ya he dicho, me parece que la opinión es un texto amplio para la reivindicación de varios derechos por la comunidad LGBT. Kennedy nos da tela de donde cortar al decir:

Here the marriage laws enforced by the respondents are in essence unequal: same-sex couples are denied all the benefits afforded to opposite-sex couples and are barred from exer­cising a fundamental right. Especially against a long history of disapproval of their relationships, this denial to same-sex couples of the right to marry works a grave and continuing harm. The imposition of this disability on gays and lesbians serves to disrespect and subordinate them. And the Equal Protection Clause, like the Due Process Clause, prohibits this unjustified infringement of the fundamental right to marry. (pág. 27)

La opinión también menciona que los grupos religiosos y los opositores al matrimonio gay pueden continuar su oposición. Esto es parte de nuestra democracia. Más aún, no pensemos que las Iglesias tendrán que oficiar bodas gay en contra de sus preceptos ya que el “establishment clause” de la Primera Enmienda los protege, ver, Hosanna-Tabor Evangelical Lutheran Church and School v. E.E.O.C., 132 S.Ct. 694
 (2012) y en PR, Mercado v. U.C.P.R., 143 D.P.R. 610
(1997). Permanecerá abierta la pregunta de si un negocio privado puede negarse a darle servicio a una pareja LGBT, ver, Elane Photography v. Willock, 309 P.3d 53, 53 (N.M. 2013), cert. denied, 134 S. Ct. 1787 (2014).

El Juez Kennedy y la mayoría también decide que los estados tienen que darle entera fe y crédito a los matrimonios gay en todos los estados. Así que todos aquellos que se casaron en otros estados y ahora viven en PR, están protegidos.

La parte que más me gusta de la opinión es su último párrafo a la página 33, puro romanticismo:

No union is more profound than marriage, for it embod­ies the highest ideals of love, fidelity, devotion, sacrifice, and family. In forming a marital union, two people be­come something greater than once they were. As some of the petitioners in these cases demonstrate, marriage embodies a love that may endure even past death. It would misunderstand these men and women to say they disrespect the idea of marriage. Their plea is that they do respect it, respect it so deeply that they seek to find its fulfillment for themselves. Their hope is not to be con­demned to live in loneliness, excluded from one of civiliza­tion’s oldest institutions. They ask for equal dignity in the eyes of the law. The Constitution grants them that right.

Sobre los argumentos usando las opiniones disidentes, solo diré que las leen los perdedores y algunos profesores de derecho.

LA DECISION SOBRE LA ADOPCION POR UNA PAREJA GAY (Publicado febrero 21, 2013)

LA DECISION SOBRE LA ADOPCION POR UNA PAREJA GAY

            En el caso a Ex Parte A.R.R.  Una pareja de damas homosexuales, ambas con un Ph.D. en comportamiento humano y que llevaban juntas desde 1988, decidieron que una de ellas tuviera una hija por inseminación artificial. En el 2005, luego de que la criaran juntas, decidieron que la pareja que no era la madre biológica la adoptera y radicaron su petición en junio de ese año. El Tribunal de Instancia, a pesar de los informes favorables de las psicólogas, denegó la petición indicando que los artículos 137 y 138 del Código Civil no permitían la adopción. Apelaron al Tribunal Apelativo quien confirmó. En el 2008 solicitaron certiorari del Supremo y en mayo de 2009, se concedió el mismo.  En el día de ayer el Tribunal Supremo de PR decidió confirmar las decisiones, añadiendo argumentos constitucionales.

Aparte del largo tiempo que tomó el Tribunal Supremo en decidir el caso, más de 4 años, el mismo es insólito por otras razones.  Con 9 jueces en el Tribunal, se emitieron 8 opiniones, 4 a favor y 4 en contra, con el Juez Feliberti uniéndose a la opinión del Tribunal escrita por la Juez Pabón Charneco, quien en la página 2 indica que “[n]o debe quedar duda de que, en su esencia, el caso de autos versa sobre quién tiene el Poder para gobernar en nuestro ordenamiento constitucional.”  Claramente, esto es incorrecto. Lo que esta ante el Tribunal es los derechos de las parejas gay a adoptar y en la misma se alega violaciones de la Constitución de PR y la Federal.

Aunque la prensa no reseño el caso hasta ayer, el mismo recibió mucha atención por la comunidad legal y la LGBTT.  El Supremo tuvo ante si amicus curiae (literalmente quiere decir amigo de la corte-usualmente se dan para darle al Tribunal las opiniones de grupos divergentes y para tratar de convencer a la curia) de la American Civil Liberties Union, del Colegio de Abogados de Puerto Rico, de la Sexuality and Gender Law Clinic de la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia, del Profesor de Derecho Carlos A. Del Valle Cruz, de la National Center for Lesbian Rights, de la Academia Americana de Pediatría, Capítulo de Puerto Rico, de la Escuela de Medicina de Puerto Rico, Departamento de Pediatría, de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, de la Coalición Ciudadana y Defensa de la Familia y de la Alianza de Juristas Cristianos.

La opinión del Tribunal, escrita por la Juez Pabón Charneco, tiene 64 páginas y pasa buena parte de ellas (8-19) discutiendo la separación de poderes. La Juez indica, correctamente según mi apreciación, que los artículos 137 y 138 y su historial legislativo, excluyen la adopción por una pareja gay (más no de una persona gay).  La Juez Pabón Charneco indica así:

“El Gobierno de Puerto Rico aduce que el interés legítimo que deseaba proteger la Asamblea Legislativa a través del Art. 138 del Código Civil, supra, era “proteger los valores arraigados en la institución de la familia como pilar fundamental de nuestra sociedad e impregnarle la más alta jerarquía al interés social que promueve el mejor bienestar del menor”.  . .  “La Asamblea Legislativa entendió que es a través de lo que se conoce como la familia tradicional -padre, madre e hijos- en donde se pueden sostener de manera más adecuada la estabilidad necesaria para proteger efectivamente el mejor bienestar de los menores en Puerto Rico.” (ennegrecido en el original) Pg. 45. En la página 46, la Juez indica que ese juicio de la legislatura no es irrazonable ni arbitrario. Más adelante, en la página 47, la Juez indica:

“La realidad es que aunque aceptemos la existencia de otros modelos de organización familiar, ello no significa que la Asamblea Legislativa, el ente que formula por decreto constitucional la política pública de Puerto Rico, no puede preferir el modelo de la familia tradicional por encima de otros modelos. Ese juicio es eminentemente legislativo y no nos compete como juristas aprobar o desaprobar los diferentes tipos de modelos familiares que se vayan desarrollando en la sociedad. El reconocimiento legal de esos modelos familiares no se puede dar en los pasillos del Tribunal Supremo, sino en el hemiciclo de los Cuerpos Legislativos.” (ennegrecido en el original)

En otras palabras, el Tribunal Supremo acepta que la legislatura decidió discriminar contra las familias no tradicionales y que eso no viola la prohibición Constitucional de discrimen por razón de sexo. Aunque concuerdo con la Juez en que la orientación sexual no esta comprendida en la palabra sexo de la Constitución, me parece que la opinión obvia lo ocurrido en los USA en los últimos años.

La juez Pabón Charneco menciona los casos neurálgicos de Romer v. Evans, 517 U.S. 620 (1996) y Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003), ambos del Tribunal Supremo Federal que declara inconstitucional leyes estatales que discriminaban contra los gay. A la página 54 indica que “[e]n su sustrato, en Romer v. Evans, supra, y Lawrence v. Texas, supra, se utilizó un escrutinio racional para analizar la validez de leyes que afectaban a personas homosexuales.” Esto es TOTALMENTE incorrecto. A lo que se refiere el Tribunal con escrutinio es de que forma examina estatutos que crean clasificaciones. Existe el más favorable a la legislación, el de base racional, el escrutinio intermedio y el estricto. Estos casos no utilizan este escrutinio. Lo que indican Romer y Lawrence es que las leyes que se cuestionaron NO PASABAN ni el escrutinio de base racional, el más favorable a la legislación. De hecho, es unánime entre la comunidad legal que estos casos no establecieron el escrutinio con lo que se deben revisar las leyes.

Más aún, la Juez indica a la página 55 que “[e]l Art. 138, supra, no incide de manera alguna en la decisión de la peticionaria de incurrir en la conducta sexual que desee. Ninguna actuación íntima de ella y su pareja ha sido criminalizada o prohibida por el Estado.” (ennegrecido en el original) Respetuosamente discrepo del Tribunal. El estatuto incide sobre la actuación intima de tener un hijo y criarla y que sea su hija. Incide también sobre la determinación de la madre biológica de querer que su pareja sea la madre conjunta de su hija y para poder hacerlo tenga que renunciar a su derecho a ser la madre. Además, si un homosexual sólo puede adoptar, se esta discriminando contra su derecho de asociación al querer hacerlo en conjunto con tu pareja homosexual e incide en esa relación personal. Aunque la opinión no lo indica, estoy seguro que esto se argumento en el caso.

Finalmente, la opinión del Tribunal esta falta del análisis más importante, los casos de Windsor v. United States, 699 F.3d 169 (2nd Cir. 2012), cert. granted, Docket no. 12-307, December 7, 2012 y Commonwealth of Massachusetts v. United States Department of Health and Human Services, et al., slip op., No. 10-2204, May 31, 2012. En ambos casos, los jueces utilizaron un largo análisis del discrimen contra los gays para declarar el Defense of Marriage Act inconstitucional. En Commonwealth el 1er Circuito utilizó un híbrido de la base racional y en Windsor, el 2ndo Circuito utilizó un análisis intermedio. Este último esta bajo consideración del Tribunal Supremo Federal con sus argumentos orales el 26 y 27 de marzo. Se espera la opinión para el mes de junio. La Juez Charneco no discute estos casos y aún más, los relega a la nota al calce 22 a la página 52 diciendo así:

“Hemos reseñado el derecho federal vigente. No obstante, somos conscientes de que el Tribunal Supremo federal expidió autos de certiorari en los casos de Hollingsworth v. Perry, Docket No. 12-144 y United States v. Windsor, Docket No. 12-307. Ambos contienen controversias constitucionales en las cuales nuestro más alto foro potencialmente puede pautar normas que alteren ese derecho vigente.”

Para una curia que en los últimos 3 años, muy correctamente en mi opinión, se ha caracterizado por conformar el derecho puertorriqueño al derecho federal, esto no es aceptable.

La próxima opinión es la del Juez Kolthoff de conformidad con el resultado, que consta de 24 páginas. El Juez Kolthoff también ignora los casos ante el Tribunal Supremo. Su primera expresión de importancia dice que “[p]or otro lado, el discrimen por género u orientación sexual en el contexto de una adopción, no constituye violación a derecho fundamental alguno, pues en nuestra jurisdicción no se ha reconocido un derecho fundamental a la adopción.” Pag. 11. Aún siendo así, los derechos que detallo supra si son violados por estos estatutos.

Más adelante, el Juez Kolthoff dice que “e[]n el caso de autos, el Estado ha aducido que el interés legítimo que desea salvaguardar es el “proteger los valores arraigados en la institución de la familia como pilar fundamental de nuestra sociedad e impregnarle la más alta jerarquía al interés social que promueve el mejor bienestar del menor”.” Pag 12,nota al calce omitida. Sigue en la página 14 “De manera que, los tribunales estamos obligados a tratar de prever, utilizando los mejores recursos disponibles, cuál ha de ser el desarrollo de ese menor ante los distintos factores presentes y futuros a los que ha de enfrentarse, incluyendo, según mi criterio, factores sociológicos y culturales.”  Para hacer su punto, el Juez Kolthoff utiliza entonces el estudio How different are the adult children of parents who have same-sex relationships? Findings from the New Family Structures Study, Social Science Research, Vol 41, Issue 4, (July 2012) 752-770. http://www.sciencedirect.com/sience/article/pii/S0049089X12000610.  Este estudio critica la crianza de hijos por parejas homosexuales y lo utiliza para cuestionar la evidencia presentada en el Tribunal de Primera Instancia a favor de la adopción. Sin embargo, este informe fue pagado por dos grupos  conservadores y es cuestionable en su metodología etc.

Ver, http://www.slate.com/articles/health_and_science/human_nature/2012/06/new_family_structures_study_is_gay_parenthood_bad_or_is_gay_marriage_good_.html

Más aún, ¿como va a utilizar el Tribunal un estudio del 2012 cuando el caso se decidió en Instancia en el 2007 y el certiorari del Tribunal Supremo se expidió en mayo de 2008? ¿Pudo la peticionaria cuestionar el mismo? Obviamente no.

La opinión del Juez Martínez Torres, de 31 páginas, y de conformidad con el resultado, se centra en la interpretación estatutaria de la palabra sexo y de los estatutos. Su norte es lo que llamamos en derecho, “strict contructionalist” y cita a los jueces Rehnquist y Scalia como fuente. Extrañamente la mayoría, no menciona los casos en el Supremo Federal, ni si quiera donde sus distinciones pudiesen ayudar a sus conclusiones .

El Juez Rivera García, en su opinión de 43 páginas en conformidad con el resultado, enfatiza que lo importante es el interés del menor. Sin embargo, a las  págs. 19-20 dice que “[e]n ese contexto, habría que preguntarse si no estamos frente a una situación de discriminación todavía más grave de la que se alega existe: unos niños a priori no podrían beneficiarse de aquel bien humano elemental que es tener un padre y una madre sexualmente diferenciados.” Su cita es de un francés X. Lacroix.

Más adelante, a la página 29, indica el Juez Rivera García que “[a]simismo, su opinión disidente [de A. Rodríguez] soslaya la realidad natural que el estado de derecho pretende seguir; es decir, que una niña o un niño adoptados tengan padre y madre. ¿Por qué concluir sin objeción alguna que durante todo este tiempo hemos estado ciegos y que en realidad un niño no necesita la referencia paterna y materna para su desarrollo?”

Su posición final a las páginas 30-31 dice que “[p]or mi parte, en este momento histórico de nuestra cultura, afirmo que las figuras de padre y madre no son intercambiables y sí importan. En consecuencia, creo firmemente que, en virtud de su dignidad humana, todos los niños tienen el derecho a crecer y formarse en el seno de una relación de padre y madre, claro está, reconociendo que en la vida cotidiana surgen circunstancias que inevitablemente conllevan la ausencia de tales figuras e incluso se pueda dar la adopción por una sola persona. (nota al calce omitida)

En el abstracto, uno puede estar de acuerdo con el Juez Rivera García pero parece olvidar que en esta pareja NO HAY un padre. Lo que hubo fue un macho humano anónimo que vendió sus espermatozoides para que una mujer pudiera concebir una criatura para poder criarla con todo el amor que se merece. Otro ejemplo más del derecho estar años luz a la retaguardia de la ciencia y la realidad humana. La opinión tampoco discute los casos ante el Supremo Federal

En su disidente de 42 páginas, el Juez Estrella nos da un relato de la relación de la peticionaria y su pareja. Ambas tienen doctorados conducta humana por ejemplo y son pareja desde 1988. El relato esta hecho con gran sensibilidad humana y vale la pena leerlo a las págs. 1-8. El Juez Estrella discute el bienestar del menor y busca armonizar el estatuto con la realidad del caso haciendo un análisis rebuscado del mismo, con el cual no concuerdo. La opinión no discute el asunto constitucional ni los casos ante el Supremo Federal.

La opinión disidente Hernández Denton, de 38 páginas, se centra en argumentar que el discrimen por razón de orientación sexual es discrimen sexual, punto con el cual estoy en descuerdo. Interesantemente, como lo hacen el 1er y 2ndo circuito, el Juez discute el discute discrimen contra los homosexuales en PR. Tampoco discute el asunto en el Supremo Federal.

La juez Fiol Matta también disintió en una opinión de 10 páginas y argumenta que se debió haber adoptado la doctrina del Second Parent Adoption, el cual fue rechazado por el Tribunal.

Finalmente, la Juez Anabel Rodríguez, en una disidente de 91 páginas, igual que el Juez Presidente, intenta convencer que el discrimen de género esta subsumido dentro del discrimen de sexo. Como he dicho anteriormente he dicho, discrepo de este argumento, al igual que la mayoría del Tribunal. Comenzando con la página 55, sin embargo, habla sobre el Informe sobre el discrimen por razón de género en los Tribunales de Puerto Rico (1995)el cual ilustra el tipo de discrimen a que son objeto los homosexuales en PR. La Juez Rodríguez, con quien usualmente tengo graves diferencias, hace el mejor análisis del caso desde la perspectiva de lo que esta ocurriendo en los casos en los Estados Unidos. Sin embargo, es sólo una disidente. Es irónico que ella usualmente ignora el derecho federal y aquí lo invoca.

En resumen, esta decisión NO ES una de índole política, es una de visiones personales de mundo. Tampoco su publicación es para coincidir con la marcha del lunes 18 de febrero. Hay que recordar que las opiniones son extensas, toman tiempo en escribirse y la del Juez Kolthoff, por ejemplo, menciona accesar un documento en la Internet en 4 de febrero de 2013. La discusión de la Juez Rodríguez de los casos ante el Supremo Federal y su mención por la Juez Pabón Charneco también lo demuestra.

Mi posición personal es que nuestro Tribunal Supremo, al ignorar argumentos muy válidos hechos en otras jurisdicciones, le ha hecho un gran daño la comunidad LGBTT en Puerto Rico. Hay informes sobre el discrimen que han sufrido y aún sufren en nuestra sociedad. El Tribunal, al detallar el historial legislativo de la ley, claramente vio la intención de discriminar contra este grupo y decidió convalidarlo. El Tribunal decidió ignorar la evidencia ante si que EN ESTE CASO EN PARTICULAR, la adopción era en el claro interés de la menor. Esto llora ante los ojos de un Dios que nos quiere a todos aún cuando seamos pecadores. Espero que esta sea la única pifia de un Tribunal que ha estado trayendo el derecho puertorriqueño al siglo 21.

s/John E. Mudd

Like my Facebook Page:  www.facebook.com/MuddLaw

Follow me on Twitter:  @MUDDLAW

LinkedIn:  http://pr.linkedin.com/pub/john-mudd/32/433/a35/

Mi otro escrito sobre el certiorari ante SCOTUS:

http://www.scribd.com/doc/116125276/Certioraris-en-Los-Casos-de-Matrimonio-Gay

Sentencia y Opiniones:

http://www.scribd.com/doc/126573580/adopciongay-sentencia

http://www.scribd.com/doc/126573578/adopciongay-opinioncharneco

http://www.scribd.com/doc/126573554/adopciongay-opinionmartineztorres

http://www.scribd.com/doc/126573540/adopciongay-opinionkolthoff

http://www.scribd.com/doc/126573526/adopciongay-opinionriveragarcia

http://www.scribd.com/doc/126573475/adopciongay-opiniondisidenterodriguez

http://www.scribd.com/doc/126573443/adopciongay-opiniondisidentefiolmatta

http://www.scribd.com/doc/126573434/adopciongay-opiniondisidenteestrella

http://www.scribd.com/doc/126573414/adopciongay-opiniondisidentehernandezdenton