Blog

THE NEW, NEW, NEW (FOURTH OR FIFTH) PLAN OF ADJUSTMENT

            On June 30, 2021, the Financial Oversight and Management Board filed its 4th (or 5th) Plan of Adjustment and Disclosure Statement. Although it has received no press in PR, this is significant for several reasons. Not only is it longer by 141 pages but it also has points of interest.

            In the section entitled Conditions Precedent to the Effective Date, the new disclosure statement and plan state as to conditions precedent to the effective date:

(xvii) Provide that neither the Governor nor the Legislature shall enact, adopt, or implement any law, rule, regulation, or policy that impedes, financially or otherwise, consummation and implementation of the transactions contemplated by the Plan; and

(xviii) Provide that the Governor and the Legislature, individually and jointly, as appropriate, shall take any and all actions necessary to consummate the transactions contemplated by the Plan.

This language was pointed out by AAFAF in its reservation of rights as to the latest plan. Their point, and a valid one, is that this condition precedent seems to imply that Judge Swain, by approving the plan, is ordering the Commonwealth to legislate the necessary legislation to effectuate the plan, which would include legislation for the issuance of new bonds. Problem is, that nowhere in PROMESA is it specifically spelled out that Judge Swain has that power.

Obviously this new language is precipitated by AAFAF’s own objection to the previous plan, where it said that the Board did not explain how it would get around the Legislature’s refusal to legislate if the plan included pension cuts. The Board, upped the ante by specifying what it implied with requesting an order pursuant to Section 305 of  PROMESA. To this controversy we have to add the Board’s complaint to invalidate law 7-2021, which it says is contrary to PROMESA for it includes a plan of adjustment where bondholders receive less and the Legislature prohibits the Government from supporting a plan that includes pension cuts. Since the case was filed last Friday, it will not be decided by the time the disclosure statement approval hearing is held on July 13, 2021.

This is nothing short of a mess. The Legislature has challenged the Board, saying it will not approve legislation if the plan of adjustment includes pension cuts, which it does, modest as they may be. AAFAF warned the Board of this, requiring an explanation of how it would deal with it and the Board did just that. It is an open question, in my opinion, whether Judge Swain would agree to order the Government and Legislature to enact the legislation or to otherwise waive the requirement of said legislation. If she does not, however, the plan cannot be confirmed and pursuant to 11 U.S.C. § 930, the Title III would be dismissed. The question is whether the Government or Legislature is willing to risk said dismissal.

I am sure the Governor would not risk it but the Legislature is not controlled by his party. The House is in the hands of the Popular Democratic Party and has a plurality in the Senate. Both Legislative presidents have, in my opinion, an eye on their party’s candidacy for Governor. Hence, it is entirely possible that they could, with the battle cry of “No Cuts to Pensions” let the Title III be dismissed and blame the Governor.

On the other hand, will Judge Swain let 5 years of PROMESA go down the tubes because of party politics? Your guess is as good as mine.

DIMES Y DIRETES EN PROMESA

El día 15 de junio de 2021 era el último día para objetar a la información que presentó la Junta en el Disclosure Statement que presentó. Este documento se rige bajo el 11 U.S.C. § 1125 y requiere que contnga “adequate information”, la cual se define así:

“adequate information” means information of a kind, and in sufficient detail, as far as is reasonably practicable in light of the nature and history of the debtor and the condition of the debtor’s books and records, including a discussion of the potential material Federal tax consequences of the plan to the debtor, any successor to the debtor, and a hypothetical investor typical of the holders of claims or interests in the case, that would enable such a hypothetical investor of the relevant class to make an informed judgment about the plan, but adequate information need not include such information about any other possible or proposed plan and in determining whether a disclosure statement provides adequate information, the court shall consider the complexity of the case, the benefit of additional information to creditors and other parties in interest, and the cost of providing additional information.

El disclosure statement y el plan constan de sobre 2,200 paginas, más un best interest analysis presentado a última hora. A pesar del corto tiempo disponible, varias entidades como mi cliente, Servicios Integrales en la Montaña, el Comité de Acreedores no Asegurados y la aseguradora Ambac, radicaron mociones cuestionando la falta de información del documento.

Sorpresivamente, AAFAF radicó una objeción al mismo argullendo que la Junta no había explicado adecuadamente como iba a aprobar el plan si la Legislatura no iba a favorecer legislación que el mismo requería. La Junta dijo en el Disclosure Statement que no era seguro que la Legislatura la aprobará y si era así acudiría al Tribunal bajo la sección 305 de PROMESA que prohíbe al mismo interferir con la propiedad y poderes del deudor sin la autorización de la Junta.

El miércoles 16 de julio se celebró la vista Omnibus de PROMESA y durante la misma se le pide a la Junta dar un informe, el cual ya se había radicado. Sorpresivamente, la Juez Swain, luego que la Junta dijo que no tenía nada que añadir nada al informe, dijo que iba a señalar algo. Dijo que ya que la Junta seguía que era obvio que este no era un plan consensual y no iba a permitir el enviar las papeletas para votar por el plan (si no se envían las papeletas, el plan no se puede aprobar) a menos que la Juez Houser, jefa del grupo de mediadores, certifique unos días antes de la vista del 13 de julio de 2021 que las partes han negociado de buena y de no ser así, quien no lo ha hecho. Esto podría interpretarse que la Juez Swain quiere que las diferencias entre la Junta y el Gobierno de PR se resuelvan, cosa poco probable ya que la Junta se ha mantenido firme en el recorte a las pensiones y el Gobierno en su oposición al más mínimo cambio a las mismas. Lo cual trae varias preguntas.

¿Está dispuesto el Gobierno de Puerto Rico a arriesgar la desestimación del Título III por defender a ultranza la pensiones? ¿Estará la Juez Swain dispuesta a ignorar o invalidar selectivamente la ley de Puerto Rio que requiere legislación  para la aprobación de nuevas emisiones de bonos? ¿Si la Juez Swain aprueba el plan de ajuste como esta, lo pondrá en vigor el Gobierno o nuevamente tomará la defensa a ultranza de las pensiones? ¿Si la Junta transa y elimina el recorte a las pensiones, lo aceptará la Juez Swain? ¿Si la Juez Swain aceptará este cambio, exigirá más cambios la Legislatura como la cancelación del contrato de LUMA?

Yo no tengo las respuestas pero entiendo que sus implicaciones tienen gran importancia, máxime que la prensa no ha reportado nada de esto.  

MUÑOZ, EL ESTATUS, LA ECONOMIA Y EL FUTURO DEL PPD

            Recientemente encontré un interesante libro titulado El Archivo Luis Muñoz Marín, un Archivo Nacional, Ponencias. La ponencia del Dr. Carlos R. Zapata Oliveras incluyó unos apéndices documentales de artículos de Muñoz en el Mundo de 1946. Para los que conocen su historia, este fue el año que supuestamente Muñoz abandonó la independencia. Irrespectivo de lo que piensen del prócer del PPD, es interesante revisitar su pensamiento, contrastarlo con el PPD de hoy que se confronta con la que puede ser su elección más importante.

            El 7 de febrero de 1946, Muñoz escribió en El Mundo “Alerta a la Conciencia Puertorriqueña” y nos dice, inter alia:

Desde 1934 el pueblo de Puerto Rico no vive enteramente de lo que produce. Aproximadamente desde 1934 es que vienen aumentándose en forma considerable las ayudas federales al pueblo de Puerto Rico, ayudas hechas con el propósito directo de ayudar, y ayudas resultantes incidentales del esfuerzo de guerra. De lo que produjo, Puerto Rico vivió hasta que tuvo un millón seiscientos mil habitantes. De las ayudas adicionales es que están viviendo los quinientos mil habitants adicionales que tiene Puerto Rico hoy. En el año 1933, las ayudas federales a Puerto Rico no llegaban a tres millones de dólares anuales. En el 1934, fueron de ocho millones y medio; en 1935, dieciséis millones; en 1936, treinta y tres millones; en 1937, treinta millones; en 1938, diecinueve millones; en 1939, treinta y tres millones; en 1940, treinta y cinco millones; en 1941, treinta y nueve millones; én 1942, cuarenta y tres millones; en 1943, treinta y cinco millones. Por encima de eso, desde 1939 en adelante, se gastó eñ Puerto Rico el costo de todas las instalaciones militares y navales levantadas en la Isla. En todos estos años, por ayuda directamente motivada, o por esfuerzo de guerra, han ingresado en Puerto Rico sumas adicionales algo más que equivalentes a lo que significaba antes el aumento en la producción que ocurría simultáneamente con el aumento de la población.

            Hace más de diez años que Puerto Rico no está viviendo enteramente de lo que produce, que la población aumentada de Puerto Rico está viviendo de lo que produce con adición de las ayudas más o menos artificiales que han venido incrementándose.

            Todo esto fue antes del ELA. Muñoz nos sigue diciendo:

En otras palabras, lo que tenemos que hacer, lo que estamos absolutamente obligados a tratar de hacer, si no queremos ser criminalmente responsables de una catástrofe de proporciones más trágicas que las de una En otras palabras, lo que tenemos que hacer, lo que estamos absolutamente obligados a tratar de hacer, si no queremos ser criminalmente responsables de una catástrofe de proporciones más trágicas que las de una guerra perdida, es aumentar la producáón, dentro de normas de justiáa, con la velodad necesaria para que una población cada día más numerosa pueda tener trabajo pleno, a mejores niveles de vida, sin la ayuda artificial que ha estado sosteniendo su vida desde que sobrepasamos el millón seiscientos mil habitantes. . . Si Puerto Rico no logra esta finalidad para 1960-o si es posible un poco antes, o si no se puede entonces, no mucho después-, Puerto Rico está perdido. El pueblo de PuertoRico, en su civilización, desaparecerá como una llamarada luminosa y breve que se hizo humo en la gran tiniebla del tiempo.

En 1960 habrá en Puerto Rico tres millones ciento veintitrés mil habitantes. En 1960 es indeseable que tenga que haber ayudas artificiales para la vida de estos habitantes. Si las necesitan, deben tenerlas. Si las necesitan, tienen un derecho humano y moral a tenerlas. Pero es deseable que no las necesiten. Debe ser objetivo de nuestra obra que no las necesiten.

            Todos sabemos que la dependencia de fondos federales no disminuyó si no que aumentó. Para colmo, en los años 50, el Gobierno de PR alentaba a los que emigraban a NY y otros estados.  Con emigración,  mordaza, empleo gubernamental y generoso decretos de exención contributiva se llevó a “primera gran transformación” de que tanto habla Charlie Delgado.

            A pesar de lo que pasó, el Muñoz de 1946 sabía lo que había que hacer. El 8 de febrero de 1946 publica en el El Mundo  el segundo capítulo de la “Alerta a la Conciencia Puertorriqueña” y nos dice:

Puerto Rico necesita poner al máximo uso su tierra y llevar al máximo desarrollo su industrialización. Para que haya pleno empleo y plena productividad para los tres millones de puertorriqueños de 1960, hay que invertir arriba de setecientos millones de dólares-pública y privadamente en el mejor uso posible de la tierra que tenemos, en el desarrollo de la planta industrial, y sumas adicionales y proporcionadas en la salud, entrenamiento y educación que son necesarias a la eficacia competitiva del esfuerzo puertorriqueño en los mercados de exportación. . .

            Lo importante no es el sitio de origen de quien le sirve al pueblo de Puerto Rico. Lo importante es que el pueblo de Puerto Rico tenga la colaboración de todos los servicios posibles en su brega angustiosa y grande y esperanzada. Lo mismo que digo en cuanto a la iniciativa pública y privada -que no podemos permitirnos el lujo de escoger la una y desechar la otra, porque las necesitamos las dos- lo mismo digo en cuanto a los servidores de adentro y de afuera de Puerto Rico. No podemos permitimos el lujo de desechar ni los unos ni los otros, porque la dimensión de nuestro problema haría trágico que nos permitiéramos ese lujo.

Aún en 1946, Muñoz sabia que el futuro de PR era la exportación y la cooperación del Gobierno con la empresa privada. Y sabia que necesitábamos personas de fuera de PR para el esfuerzo. Pero la realidad fue otra. El PPD emasculó el sector empresarial y ahora Charlie Delgado nuevamente apuesta el gobierno, esta vez el Municipal, para la “segunda transformación.”

            El 9 de febrero de 1946 publica en el El Mundo  el tercer  capítulo de la “Alerta a la Conciencia Puertorriqueña” y nos dice:

La dirección ejecutiva del Congreso Pro Independencia, con los que le ayudan, es sencillamente un movimiento político cuya dedicación es atacar a otro movimiento politico que se llama el Partido Popular Democrático. Atacarlo en las tribunas, y en los escritos, y en la propaganda de boca en boca, y atacarlo en la organización conspiratorial de múltiples sabotajes al Partido Popular y su obra. Propaganda continua, conspiraciones de piquetes en Washington, cooperación en huelgas políticas contra el gobierno y la salud pública, maniobra de infiltrarse en los organismos populares, para escamotearle al pueblo su instrumento, sin que el pueblo pueda votar y defenderse. . .

Hablemos ahora de los que inocentemente, de buena fe, confundidos, han caído en dejarse utilizar para el sabotaje. Estos son todos los que, en solidaridad con el Partido Popular, con respeto a los compromisos contraídos con el pueblo, creen honradamente en la independencia y por eso han dejado usar sus nombres y actividades por el movimiento político, contrario al Partido Popular, compuesto por la directiva del Congreso Pro-Independencia y sus ayudantes.

            ¿Me pregunto que pensaría Muñoz de los soberanistas del PPD? ¿Serán ellos los herederos del Congreso Pro-Independencia o serán el verdadero corazón del PPD? ¿Who knows what evil lies in the hearts of men?

            Muñoz nos habla de la razón de existir de las corporaciones públicas diciendo:

Las corporaciones públicas pueden emitir bonos de renta, pagaderos en un número largo de años, a bajo interés, sin cargo al cuerpo contributivo (porque se pagan del propio funcionamiento de la corporación pública), y sin utilizar o aminorar en forma alguna relativamente estrecho margen prestatario. La corporación pública ofrece garantías, sin tener límite arbitrario para sus préstamos, a base de su funcionamiento. Los bancos y entidades que le prestan lo hacen de acuerdo con su funcionamiento, yhasta el límite en que el buen funcionamiento garantice. Según la corporación pública va aumentando su funcionamiento, va aumentando también su capacidad para obtener más fondos. Y con los fondos aumenta su funcionamiento.

            Así que desde por lo menos el 1946 la razón de existir de las corporaciones públicas era tomar prestado. Muñoz asumía que pagarían los prestamos de lo que generaban sin entender que mientras más aumentaban los préstamos, más los puertorriqueños tendrían que pagar por esos préstamos. Tampoco imaginó la forma que los políticos las iban a llenar de batatas inservibles para pagar los favores de campana.

            En este artículo Muñoz nos confirma que en 1946 había personas que pensaban que el costo del servicio de agua era caro. También nos dice que Santurce “no sería el disparate que es para la vida diaria” si hubiera habido planificación. Hoy sabemos que esto tampoco ocurrió como el esperaba. Interesantemente, nos dice esto sobre los sueldos altos en el Gobierno:

Sobre los “sueldos altos” quiero decir lo siguiente: la experiencia del actual gobierno, desde sus comienzos, fue que las entidades privadas le impedían, ofreciendo sueldos sustancialmente mayores, obtener los servicios de hombres que seleccionaban para su obra. Siendo esto así, si no hay oposición a que los intereses privados paguen altos sueldos para defender el interés privad-oy a menudo para atacar el interés públic-ono es justo, ni conduce al bien público, que se impida que el pueblo, con un interés colectivo mucho mayor, pueda tener y retener servidores bajo condiciones similares a las del interés privado.

            Muñoz valientemente reconoce los fallos del PPD:

El hecho de que en Puerto Rico el gobierno sea gran fuente de empleos para ciertas clases de trabajo, en adición al hábito mental desafortunado desarrollado en los últimos diez o doce por las agenciasen todo lo demás beneficiosas—de “relief”; la costumbre de patronazgo político, arraigada desde antes y de la cual el Partido Popular no ha podido curarse todo lo que debiera: estos factores han fraguado un punto de vista sincero, pero profundamente equivocado, para la brega inmensa que nos confronta.

Este punto de vista es que las funciones del gobierno son para dar trabajo y no realmente para dar servicio a todo el resto del pueblo que no puede emplearse en el gobierno. Este punto de vista es que el objeto de las funciones del gobierno es que alguien las desempeñe, en vez de que el pueblo entero reciba los máximos beneficios de esas funciones. Este punto de vista es que la función del gobierno es dar trabajo a grupos minoritarios de la población en vez de dedicarse con la mayor eficiencia, y a través de los más aptos funcionarios que puedan conseguirse, a desarrollar la más plena producción y la más amplia oportunidad de trabajo productivo para el pueblo entero.

De este punto de vista nadie en particular tiene la culpa. Este punto de vista es tan sincero como errado. De lo que tendremos la culpa todos es de no dedicarnos honradamente a modificarlo, a sustituirlo por ótro que sea igualmente sincero, pero que además sea cierto, hondo, amplio, útil, al servicio creador del pueblo entero.

            Dos puntos importantes que sacar estos tres párrafos; (1) había patronazgo político en esa época, contrario a lo que muchos dicen y (2) las cosas no han cambiado. Triste.

            Otro asunto familiar de que nos habla el pasado:

Volviendo a los sinceros y confundidos, creo que corresponde aquí hacer una clarificación que debe ser de la mayor utilidad para el porvenir. Según se acerca el día de solución del “status” político, se recrudecen pasiones que pueden ser mortales para el disfrute humano y civilizado de la libertad. Pasiones contra todo lo que sea de Puerto Rico. Pasiones contra los valores culturales que no sean Puerto Rico. Pasiones contra la excelencia intellectual que no sea de Puerto Rico. Pasiones en que se contrapesen los valores del espíritu y la buena fe humana con las meras localidades geográficas-todas las pasiones que, fundándose en prejuicio de razas y de grupos, pueden convertirse en la fuerza motriz inculta y bárbara del nacifascismo. ¡Recordemos que en Alemania se perseguía a los servidores del gobierno que no eran arios!

            Muy cierto en 1946 y muy cierto 74 años después.

            El 10 de febrero de 1046, Muñoz publica en el El Mundo el cuarto capítulo de “Alerta a la Conciencia Puertorriqueña”, subtitulado “El Estatus Político” y nos dice que “[t]ampoco podemos, sin grave deterioro de otro orden, permanecer mucho tiempo más en sujeción políticas colonial.” Muy cierto entonces y aún más cierto hoy día. Continua diciendo Muñoz que [e]l de “status” político es, en el caso peculiar de Puerto Rico un problema político. Es un problema político de la más grande importancia. Resolverlo merece gran dedicación.” (Negras nuestras) Así que el estatus era importante en 1946 y lo sigue siendo hoy día.

Lo que esta lectura demuestra es que mucho de lo que dicen que paso en la “primera transformación” no ocurrió así, que los problemas que vivimos los vivió Muñoz hace 74 años y PR ha cambiado muy poco. Hace falta que PR se transforme realmente, no cosméticamente. Y hay que hacerlo ya. Si ustedes creen que Charlie, o Lúgaro, o Pierluisi o alguno otro puede llevar a cabo la transformación, vote por el o ella. Yo traigo esta voz del pasado para que analicen si de verdad PR se transformo. Hay otros artículos interesantes que leer en esta serie pero no los aburro más con la lección de historia.