Economic Development

Fin de Mes, Nueva Advertencia de Moody’s

El jueves 27 de febrero de 2014, el Senado de P.R. aprobó el PC 1696 para la emisión de $3,500,000,000 en bonos de obligación general de P.R. El mismo tiene que regresar a la Cámara ya que el lenguaje de renuncia a la inmunidad soberana y sumisión a tribunales de NY fue modificada. Al día siguiente, Moody’s emitió  una clasificación provisional de Ba2 con perspectiva negativa. Para que entiendan lo que esto quiere decir, los bonos de obligación general de PR están clasificados Ba1, ya chatarra. La clasificación de los nuevos bonos es un escalafón más BAJO que el que tienen las obligaciones generales anteriores.

Moodys indica que no es probable que esta clasificación se mejore en el futuro cercano. Indica además que la misma podría bajar si ocurren alguna de las siguientes:

No conseguir suficientes fondos en la emisión para proveer liquidez adecuada a para el 2015;

Inclusión en la transacción de términos opresivos;

Indicación de que el ELA esta activamente considerando reestructuración de la deuda u otras estrategias adversas a los bonistas;

Evidencia de debilidad adicional de la liquidez del Banco Gubernamental de Fomento;

Que continúe la debilidad económica resultando en baja en los recaudos y aceleración de la emigración de los residentes.

¿Que quiere decir todo esto? Sencillo, Moodys cree que la nueva emisión de bonos tiene más probabilidades de no ser pagada y si algunas de las condiciones que menciona se dan, y probablemente todas se den, la clasificación bajará. Esta determinación puede aumentar la tasa de interés de la emisión o en el instrumento o en “recorte” de la misma. El recorte lo que quiere decir es que, como nos anunció el Senador Nadal Power, emitimos $3,500,000,000 y pagamos por esa cantidad PERO recibimos $2,700,000,000 o menos. Tremendo negocio para luego en el 2015 tener que admitir que no podemos pagar.

LAS FANTASIAS DEL DESARROLLO ECONOMICO DE PUERTO RICO (Publicado mayo 29, 2011)

LAS FANTASIAS DEL DESARROLLO ECONOMICO DE PUERTO RICO,  JOHN E. MUDD

Muchas personas no entienden el accidentado trayecto del desarrollo económico de Puerto Rico. Existen muchas fantasías sobre el PR después del 1898 y quiero aquí discutir las mismas.

En la segunda parte del Siglo 19, la industria del café creo una nueva clase empresarial criolla que resentía los privilegios provistos a los peninsulares por legislación  real de principios del siglo. Además, debido a las guerras de independencia de América Latina, PR pasó de una población de mulatos nativos a una población de españoles blancos como la elite económica. No fue accidente que el Grito de Lares ocurrió en el área cafetalera de la Isla. Esta clase empresarial fue destruida luego del 1898 por factores políticos y ambientales. Al pasar PR a la esfera tarifaria de Estados Unidos, Cuba y España, que eran sus consumidores principales impusieron altas tarifas arruinando su potencial de exportación.  EU  no eran mercado ya que este consumía mayormente café de Brasil de muy inferior calidad. La estocada final fueron los huracanes de 1899, 1928 y 1932.

Debido a ello y otros factores, la caña se convirtió en la industria mayor. Contrario a lo que muchos piensan,  aunque la mayor parte de sus dueños era corporaciones de EU, existían muchas familias con intereses en la caña, tales como los Saurí. El problema mayor de la caña en PR es que la producción por hectárea era inferior a la de Cuba y República Dominicana.  *Ver Economic History of Puerto Rico de James L. Dietz.

En 1940 el PPD gana la elección.   Tenemos que entender que este partido fue fundado por un grupo de intelectuales puertorriqueños de tendencia izquierdista/independentistas. Ellos se formaron en un ambiente que consideraba que el capitalismo iba a desaparecer y que las economías planeadas como la Unión Soviética (promovida por las mentiras de Lenin, Stalin y el New York Times) y luego Italia y Alemania eran el futuro.  Esto se refuerza con la Gran Depresión donde hasta Shumpeter pensaba que el capitalismo sucumbiría ante el socialismo soviético.

La gran suerte del PPD fue que en 1941, el más “pinko” (*ver “The Forgotten Man de Amity Shlaes) del “brain  trust” del Presidente Roosevelt, fue nombrado gobernador de Puerto Rico. El fue mucho más receptivo a los experimentos socialistas del PPD como fábricas de papel, cartón, cemento y cristal las cuales fracasaron por falta de personal gerencial adecuado y hostilidad del comerciante puertorriqueño a estos embelecos. Eventualmente Don Luis Ferré y otros compraron las industrias y las llevaron al éxito.

Ante estos fracasos, el PPD ignoró a los empresarios locales, los cuales eran su competencia por el poder y buscó inversionistas en USA.  La gran suerte del PPD era que compañías norteamericanas  tenían, luego de 1946 un exceso de capital para invertir.  Vieron en PR mano de obra barata (el salario mínimo no aplicaba a PR) y vinieron a invertir.  Contrario a la mentira popularizada, no fue gracias al no pagar impuestos federales ya que la Sección 921, luego 931 y finalmente 936, existía desde 1921 y prácticamente no se usó hasta los 40’s. Originalmente se le daba a las compañías una exención contributiva por 10 años. El PPD entendía que luego pagarían impuestos aquí. El problema fue que las compañías liquidaban sus haberes y repatriaban sus ganancias al terminar su exención debido a que las ganancias no podían repatriarse libre de impuestos federales hasta ese momento. Eso obligó al PPD a aumentar los años de exención.  Interesantemente, muchas de estas corporaciones pusieron sus ganancias en el mercado de los Eurodólares en Europa, lo cual contribuyó al rompimiento del acuerdo de Bretton Woods de 1944, más tarde en los 70’s.

Ya para los 50’s la productividad en PR obligó a los salarios a aumentar más allá del salario mínimo. En otras palabras, el extender el salario mínimo no acabo con la industria de la aguja y otras. Fue la competencia de otros países lo que acabó con ellas.

Nuevamente, factores externos vinieron a salvar a PR. El primer factor es algo olvidado por PR. En los 50’s, los USA pensaban que se iba a acabar el petróleo que producían y para incentivar la producción, impusieron un impuesto al petróleo extranjero. Las regulaciones que se promulgaron eximía al petróleo importado por PR para ayudar a la AFF (AEE hoy en día) . Las petroquímicas en USA se dieron cuenta y establecieron industrias aquí para comprar el petróleo barato venezolano y producir aquí.  Este es el origen de CORCO y otros.

El segundo factor fue la Revolución Cubana. Los economistas no mencionan mucho este factor en sus libros pero el dinero de USA para turismo que iba a Cuba comenzó a venir aquí. El comienzo de los grandes hoteles del Condado fue en los 60’s, igual que la proliferación de los casinos.  Más importante aún, muchos de los empresarios en PR de los 60’s y 70’s fueron esos exilados cubanos que buscaron refugio aquí.

La primera ventaja artificial, la del petróleo, término cuando Nixon eliminó la exención de las regulaciones unos meses antes del embargo petrolero. Esto, y no el embargo, fue lo que destruyó la industria petroquímica en PR. Debemos recordar además, que en los 70’s Nixon eliminó los subsidies federales a la construcción, lo que llevó a muchos contratistas a irse a la quiebra. Esta depresión de la industria de construcción siguió hasta la segunda administración de Rafael Hernández Colón.

Puerto Rico fue salvado de esta situación de profunda crisis por dos factores externos; (1) la sección 936 del Código de Rentas Internas Federal y (2) los cupones de alimentos. La 936 atrajo muchas farmacéuticas a producir en PR pero como siempre, trataron de abusar del privilegio al asignar los costos de R & D y por ende la ganancia de intangibles (patentes etc.) a PR aún cuando no se hacía el mismo aquí. Esto forzó al Departamento del Tesoro Federal a cambiar las regulaciones y cabildear en el Congreso para la eliminación de estos privilegios. Cuando esto ocurrió en 1996, se culpó a Pedro Roselló por ello aún cuando si no hubiese sido en ese momento hubiese ocurrido en el futuro cercano.  Al eliminar al sección por un periodo de 10 años, los bancos norteamericanos y muchas industrias se fueron de P.R. Sin embargo, este éxodo de industrias se debió más que cualquier otra cosa a la globalización y el acceso a mercados asiáticos que producían lo mismo a mucho menos costo.

Claramente podemos ver el deterioro de la economía de PR desde esta época. Por casi 50 años el desarrollo económico de PR dependió de ventajas impuestas desde fuera. Al eliminar las mismas y ante la falta de empresarios locales gracias a la clara oposición del PPD y otros intelectuales de izquierda en las Universidades, PR esta estancado. Veremos a ver lo que nos depara el  futuro.

Puerto Rico y el mercado de bonos: una verdad desagradable

Puerto Rico y el mercado de bonos: una verdad desagradable

Desde  que Detroit el 18 de julio de 2013 radicó una petición de protección bajo el Capítulo 9 del Código de la Ley de Quiebras Federal, los bonos municipales, especialmente los de Puerto Rico, han recibido una paliza. De acuerdo al Bond Buyer de 24 de octubre de 2013, los rendimientos de los munis de PR se han “disparado a raiz de un artículo de primera plana sobre las finanzas de la isla. En Barron’s del 26 de agosto.” Algunos de ellos tienen las tasas de interés efectivas de más de 8%. Esto ha despertado el interés en los medios financieros en la economía de la isla. Aunque el mercado de bonos municipales se ha estabilizado después de la 15 de 2013 conferencia telefónica del Gobierno de octubre, los rendimientos siguen siendo altos.

Con $ 70 mil millones en deuda, una población menguante y una economía estancada, hay inversores pensando en la posibilidad de que la isla podría ser incapaz de pagar su deuda. Esto se refleja en una creciente demanda de la intervención de Washington en las finanzas públicas de la isla. The Economist, en su edición del 26 de octubre, llama a Washington a “prestar asistencia financiera provisional para contribuir a la reestructuración, como hace el FMI hace en otros lugares.” Investment de Barron’s de 24 de octubre menciona que CITI está fomentando al Federal Reserve Board a introducir un programa similar al de Liquidez Temporal Garantía de programa y operaciones de financiación provisionales de larga duración o de proporcionar acceso a la ventanilla de descuento de la Reserva Federal de Puerto Rico por que restauraría la confianza de los inversores en bonos de la isla.

El problema con este tipo de pensamiento no es sólo el problema de riesgo moral, sino también la imposibilidad de que el Congreso o el Presidente de la prestación de este alivio para el territorio no incorporado de Puerto Rico cuando  nada se ha hecho por Detroit, por no hablar de los estados en apuros económicos. Entonces, ¿qué se puede hacer?

En 1995, Washington DC estaba a punto de ser insolvente y como PR, ninguna de sus subdivisiones tiene derecho a la protección del Capítulo 9, ver, 11 USC § 101 (52). En ese año el Congreso promulgó la Responsabilidad DC Financiera y Administración de Asistencia de Gestión, mejor conocida como la Junta de Control Financiero que manejó las finanzas de  Washington DC desde 1995 a 2001, véase, http://www.washingtonpost.com/wpdyn/content/article/2011/01/ 30/AR2011013003901.html El Congreso dio a la Junta el poder de promulgar o anular muchas de las acciones del alcalde y ayudó a enderezar las finanzas de DC. ¿Puede hacerse lo mismo con Puerto Rico?

El artículo I, sección 7 (17) de la Constitución le da al Congreso la facultad de “Para legislar en exclusiva en todo lo referente al Distrito (que no exceda de diez millas cuadradas) que, por Cesión de algunos Estados. . .” Esta fue la base de la creación de la Junta del Congreso. Puerto Rico, por lo menos desde 1901 ha sido considerado como un territorio no incorporado de los Estados Unidos, ver, Downes v Bidwell, 182 EE.UU. 244 (1901). El Artículo IV, Sección 3 (2) de la Constitución establece que “El Congreso tendrá facultad para disponer y hacer todas las Reglas y Reglamentos necesarios en relación con el Territorio o de otros bienes que pertenezcan a los Estados Unidos, y nada en esta Constitución se interpretará como que podría afectar a los derechos aducidos por los Estados Unidos o por cualquier Estado individual “.

Una lectura superficial de estas dos secciones demuestra su similitud. Por otra parte, en Harris v Rosario, 446 U.S. 651 (1980), el Tribunal Supremo afirmó claramente que “el Congreso, que está facultado por la Cláusula Territorial de la Constitución, Const EE.UU.., Art. IV, 3, cl. 2, para “hacer todas las Reglas y Reglamentos necesarios en relación con el Territorio … que pertenece a Estados Unidos,” puede tratar Puerto Rico diferente de los Estados, siempre y cuando haya una base racional para sus acciones.” Pero vean, Boumediene contra Bush, 553 U.S. 723 (2008). Aunque Puerto Rico tiene autonomía, también la tenía Washington DC en 1995. Por lo tanto, es perfectamente constitucional que el Congreso cree un Consejo Financiero en Puerto Rico para dirigir sus finanzas. La pregunta sería ¿para qué?

Además de su elevada deuda y bajo crecimiento, Puerto Rico tiene otras deficiencias estructurales. The Economist del 26 de octubre indica que  “como Grecia , Puerto Rico es un lugar incompetitivo encerrado en una unión monetaria con un vecino más rico y productivo. La economía de la isla también está dominada por un gran sector público casi ateniense e ineficiente . . . La prioridad de Puerto Rico debe ser reformas estructurales para impulsar el crecimiento , romper los monopolios y la reducción de la burocracia.” Por ejemplo, la producción y distribución de electricidad en Puerto Rico es un monopolio del Estado, la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto, que según su Estados Financiero de 2012 tiene $550 millones más de pasivos que activos. La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados se encuentra en una situación similar y ambos se están en el proceso de agregar, no desplazar, empleados. Ambos monopolios también emiten bonos. Por otra parte, el actual gobernador ha dejado claro que no contempla el fin del monopolio o la privatización de las agencias.

La situación económica de Puerto Rico ha despertado el interés gubernamental. Aunque el Informe de 2011 del Grupo de Trabajo del Presidente sobre el Estatus de Puerto Rico habla de la coordinación de la ayuda financiera con el Gobierno Federal, nadie había oído hablar de que se estuviera haciendo hasta que los rumores de una sindicatura federal de la isla surgieron durante el verano. Funcionarios del gobierno de Puerto Rico admitieron que había conversaciones y consejos, pero nada más. Esto, sin embargo, no tiene precedentes en la historia reciente de las relaciones públicas PR-federales y desconocidos entre un Estado y Washington.

Hay otras evidencias de interés federal con el problema de la deuda de la isla. Business Insider, Reuters y Bond Buyer, por nombrar algunos, informaron el 24 de octubre de 2013, que los examinadores de la SEC en cuanto a los bonos de PR “están tratando de llegar a las empresas como es usual para tener una idea de su exposición y cómo manejarlo.” Reuters citando a John Nester portavoz de la SEC. ¿Por qué? Según Business Insider, “Muchos fondos-incluidos 77% de los muni fondos mutuos de renta fija, de acuerdo con [Michelle] Kaske-tienen gran exposición a la deuda de la isla, ya que es libre de impuestos. Franklin Templeton ‘Franklyn doble ingreso libre de impuestos un “fondo comprende 61% de la deuda Puerto Rico, y los fondos’ Oppenheimer Oppenheimer Rochester VA Municipal A. ‘contienen un 33% de la deuda Puerto Rico, informa Bond Buyer”.

Bond Buyer también dice que los expertos en derecho  de “[s] ecurities dijeron las indgaciones de la SEC parecen estar dirigidas tanto a la comprensión de los posibles efectos sobre el mercado si  el profundaente endeudaddo ELA sufre una rebaja adicional o incluso impago. También parecen estar vigilando para asegurarse de que los fondos que invierten en los bonos están divulgando adecuadamente los riesgos que implica la deuda Puerto Rico.” El máximo regulador de valores de Massachusetts, William Galvin, ha expresado preocupaciones similares y abrió su propia investigación, sobre todo con respect a Oppenheimer.

Se podría argumentar que la SEC está tratando de evitar cualquier evento sistémico como los de 2008 que pudiera jamaquear un sistema financiero inestable. De conformidad con la Ley Dodd-Frank, la SEC u otras partes del Gobierno Federal, podrían actuar contra de cualquiera de las entidades privadas antes mencionadas para evitar mayores daños, aunque Puerto Rico no es una institución financiera. Me parece que la Comisión de Finanzas para supervisar las finanzas públicas de la isla sería más barato que el rescate de estas entidades privadas.

No estoy abogando por una comisión financiera como en DC, sino simplemente señalo lo que considero mejores, más baratas y más rápidos alternativas para garantizar la seguridad del sistema financiero. Es bastante obvio que la deuda de PR es simplemente demasiado alto para ser pagada en el futuro dada su economía y la estructura gubernamental. El cambio es necesario, pero no va a venir de dentro. Por lo tanto, la Comisión de Finanzas para hacer lo que hay que hacer. Por otra parte, los inversores deben entender que no toda la deuda que Puerto Rico ha emitido tiene una prioridad constitucional. La Constitución de la isla sólo protege los GO que han sido respaldados por Full Faith and Credit del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Según la página 56 del Gobierno de Puerto Rico del Banco de Desarrollo de Octubre 15 de 2013, http://www.gdbpur.com/documents/UpdateonFiscalandEconomicProgressWebcast-Final.pdf sólo $16,223 mil millones están así respaldados. Los inversores deben tomar un vistazo de cerca a todas las alternativas antes de decidir sobre la forma de convencer a Washington de hacer algo.

s/John E. Mudd

Like my Facebook Page:  http://www.facebook.com/MuddLaw

Follow me on Twitter:  @MUDDLAW  www.twitter.com/muddlaw

LinkedIn:  http://pr.linkedin.com/pub/john-mudd/32/433/a35/

johnmuddlaw@gmail.com