loveislove

LA DECISION SOBRE EL MATRIMONIO EGALITARIO Y SUS IMPLICACIONES PARA PR

LA DECISION SOBRE EL MATRIMONIO EGALITARIO Y SUS IMPLCACIONES PARA PR

El 26 de junio de 2015, el Tribunal Supremo decidió el caso de Obergefell v. Hodges, mejor conocido como el caso del matrimonio gay. En votación de 5-4, el Tribunal Supremo Federal, por voz del Juez Anthony Kennedy, decidió que el negar el derecho a casarse a parejas del mismo sexo violaba la Constitución de los Estados Unidos. (Para el trasfondo del caso, ver aquí )

La opinión tiene implicaciones profundas para los derechos de la comunidad LBGT y otros grupos marginados. Aquí trataré de explicarlos.

Para contrarrestar la disidentes del Juez Scalia en U.S. v. Windsor, el caso de DOMA, Kennedy comienza el análisis del caso con este salvo:

The ancient origins of marriage confirm its centrality, but it has not stood in isolation from developments in law and society. The history of marriage is one of both conti­nuity and change. That institution—even as confined to opposite-sex relations—has evolved over time. (pág. 11 de la opinión)

La conclusión lógica es que con el tiempo, todo cambia y nuestra visión de la realidad va cambiando. Nos explica como el matrimonio se vio primero como alianzas entre grupos, luego con la subyugación de la mujer al hombre (punto que la Juez Ginsburg trajo magistralmente durante los argumentos orales) y hoy en día donde se ve como dos socios de igual peso. La opinión continua destacando que durante mucho del siglo 20, la homosexualidad era considerada una enfermedad y como se fue tratando el tema en las cortes estatales y federales de la nación.

La opinión sigue su análisis discutiendo la Clausula de Debido Proceso de Ley de la Catorceava Enmienda (ya que se estaba cuestionando leyes de varios estados) y su garantía de ciertas libertades enumeradas en la Constitución y ciertos “certain personal choicescentral to individual dignity and autonomy, including intimate choices that define personal identity and beliefs.”(pág. 15 de la opinión) También nos dice que el derecho a casarse es un derecho fundamental bajo el debido proceso de ley. Kennedy entonces procede a discutir todos estos precedentes que hacen claro que es un derecho fundamental y procede a discutir los 4 principios y tradiciones de porque excluir el matrimonio de parejas del mismo sexo viola el debido proceso de ley. Nos dice a la página 17 que

A first premise of the Court’s relevant precedents is that the right to personal choice regarding marriage is inherent in the concept of individual autonomy. This abiding con­nection between marriage and liberty is why Loving inval­idated interracial marriage bans under the Due Process Clause. See 388 U. S., at 12; see also Zablocki, supra, at 384 (observing Loving held “the right to marry is of fun­damental importance for all individuals”). Like choices concerning contraception, family relationships, procrea­tion, and childrearing, all of which are protected by the Constitution, decisions concerning marriage are among the most intimate that an individual can make. (pág. 18)

Es importante notar el énfasis en la crianza de los hijos separado del derecho a procrear. Este tema recurre por toda la opinión. Kennedy continua y nos dice que “[a] second principle in this Court’s jurisprudence is that the right to marry is fundamental because it supports a two-person union unlike any other in its importance to the committed individuals.” (pág. 18).

El tercer punto de Kennedy enfatiza nuevamente la crianza de los niños y dice:

A third basis for protecting the right to marry is that itsafeguards children and families and thus draws meaning from related rights of childrearing, procreation, and edu­cation. See Pierce v. Society of Sisters, 268 U. S. 510 (1925); Meyer, 262 U. S., at 399. The Court has recognized these connections by describing the varied rights as a unified whole: “[T]he right to ‘marry, establish a home andbring up children’ is a central part of the liberty protectedby the Due Process Clause.” Zablocki, 434 U. S., at 384 (pág. 19) . . . By giving recognition and legal struc­ture to their parents’ relationship, marriage allows chil­dren “to understand the integrity and closeness of their own family and its concord with other families in their community and in their daily lives.” Windsor, supra, at (slip op., at 23). Marriage also affords the permanency and stability important to children’s best interests. . . . Excluding same-sex couples from marriage thus con­flicts with a central premise of the right to marry. With­out the recognition, stability, and predictability marriage offers, their children suffer the stigma of knowing their families are somehow lesser. They also suffer the signifi­cant material costs of being raised by unmarried parents, relegated through no fault of their own to a more difficult and uncertain family life. The marriage laws at issue here thus harm and humiliate the children of same-sex couples. See Windsor, supra, at ___ (slip op., at 23). (pág. 19-20)

A la página 21, Kennedy nos habla de los beneficios que el matrimonio provee en los estados:

For that reason, just as a couple vows to support each other, so does society pledge to support the couple, offering symbolic recognition and material benefits to protect and nourish the union. Indeed, while the States are in general free to vary the benefits they confer on all married cou­ples, they have throughout our history made marriage the basis for an expanding list of governmental rights, bene­fits, and responsibilities. These aspects of marital status include: taxation; inheritance and property rights; rules of intestate succession; spousal privilege in the law of evi­dence; hospital access; medical decision making authority; adoption rights; the rights and benefits of survivors; birth and death certificates; professional ethics rules; campaign finance restrictions; workers’ compensation benefits; health insurance; and child custody, support, and visita­tion rules. . . There is no difference between same- and opposite-sex couples with respect to this principle. Yet by virtue of their exclusion from that institution, same-sex couples are denied the constellation of benefits that the States have linked to marriage. (pág. 21-22, subrayado nuestro)

Vemos aquí claramente unido al derecho matrimonio las ventajas que la institución trae. Quiero enfatizar que la opinión de Kennedy y especial el pasaje citado, creo un claro conflicto con la decisión de nuestro Tribunal Supremo en A.A.R. Ex Parte, 2013 TSPR 16 donde la Juez Charneco quien escribe la opinión mayoritaria dijo así a la página 45:

El Gobierno de Puerto Rico aduce que el interés legitimo que deseaba proteger la Asamblea Legislativa a través del Art. 138 del Código Civil, supra, era “proteger los valores arraigados en la institución de la familia como pilar fundamental de nuestra sociedad e impregnarle la más alta jerarquía al interés social confirmar este interés al dar una lectura a la Exposición de Motivos de la Ley 8-1995, Leyes de Puerto Rico, pág. 47, la cual establece, inter alia, que:

Los niños de Puerto Rico merecen tener la oportunidad de que sus vidas se desarrollen al calor de un hogar, sintiendo el amor de unos padres. La institución de la familia es el pilar principal de nuestra sociedad, por lo tanto hay que brindarle a esos niños la oportunidad de formar parte de un seno familiar.

La Asamblea Legislativa entendió́ que es a través de lo que se conoce como la familia tradicional -padre, madre e hijos- en donde se pueden sostener de manera más adecuada la estabilidad necesaria para proteger efectivamente el mejor bienestar de los menores en Puerto Rico. Ello se refiere a aquellos casos de adopción en que legalmente se le reconocerán dos (2) padres legales al menor. No evaluamos la sabiduría de ese requisito: nuestra función constitucional se limita a analizar su validez. Al respecto, concluimos que ese juicio legislativo es legitimo, y la clasificación contenida en el Art. 138, supra, guarda un nexo racional con este. Toda vez que hemos apuntado que bajo el escrutinio de racionalidad mínima “aunque la clasificación no parezca ser la manera más acertada, adecuada, sabia y eficiente de adelantar el propósito legislativo”, Domínguez Castro et al. v. E.L.A. I, supra, pág. 72, debemos sostener la constitucionalidad de los estatutos una vez encontremos un nexo racional entre el interés legitimo del estado y la clasificación impugnada.

Más adelante a la página 47 la Juez Charneco indica:

La realidad es que aunque aceptemos la existencia de otros modelos de organización familiar, ello no significa que la Asamblea Legislativa, el ente que formula por decreto constitucional la política pública de Puerto Rico, no puede preferir el modelo de la familia tradicional por encima de otros modelos. Ese juicio es eminentemente legislativo y no nos compete como juristas aprobar o desaprobar los diferentes tipos de modelos familiares que se vayan desarrollando en la sociedad. El reconocimiento legal de esos modelos familiares no se puede dar en los pasillos del Tribunal Supremo, sino en el hemiciclo de los Cuerpos Legislativos.” (ennegrecido en el original.)(Para mi análisis detallado de esta opinión, ver aquí)

Claramente esta visión de la familia tradicional del Tribunal Supremo de PR esta encontrada con la decisión de Kennedy, que nos dice “This is why “fundamental rights may not be submitted to a vote; they depend on the outcome of no elections.”(pág. 29) Más aún, como el matrimonio es un derecho fundamental y el Estado no puede discriminar contra personas del mismo sexo, es lógico suponer que en las ventajas que el matrimonio provee tales como adoptar, el Estado tampoco puede discriminar. Además, bajo la jurisprudencia de P.R., cuando se evalúa un derecho fundamental, la evaluación de cualquier ley que lo afecte tiene que ser bajo un escrutinio estricto, ver, Rivera Schatz v. ELA, 2014 TSPR 122 y Colón Cabrera v. Caribbean Pretroleum Corporation, 170 D.P.R. 582, 592-93 (2007). Por ende, es muy posible que esta decisión tenga que ser cambiada. Son pocas las leyes que sobreviven ese escrutinio estricto. Como bien dice la opinión a la página 25, “[i]ndeed, in interpreting the Equal Protection Clause, the Court has recognized that new insights and societal un­derstandings can reveal unjustified inequality within our most fundamental institutions that once passed unnoticed and unchallenged.”

Kennedy continua su opinión explicando que “[t]he right of same-sex couples to marry that is part of the liberty promised by the Fourteenth Amendment is derived, too, from that Amendment’s guarantee of the equal protection of the laws.”(pág. 24) Así que el derecho al matrimonio gay se basa en el derecho a la libertad garantizado por el debido proceso de ley y la igual protección de las leyes de la Catorceava Enmienda. Algunos se preguntarán ¿si esto aplica a PR ya que la Catorceava Enmienda solo aplica a los estados? Pero si, aplica, ya que el Supremo Federal y el Primer Circuito ha indicado que el debido proceso de ley aplica a PR bajo la una o la otra, ver, Posadas de Puerto Rico Associates v. Tourism Company of Puerto Rico, 478 U.S. 328, 331 (1986); Terrol Torres v. Commonwealth of Puerto Rico, 442 U.S. 465, 469-70 (1979); Calero-Toledo v. Pearson Yacht Leasing Co., 416 U.S. 663, 668–669, n. 5 (1974); Examining Board v. Flores de Otero, 426 U.S. 572, 599601 (1976) and Califano v. Torres, 435 U.S. 1, 4 n. 6 (1978).

Como ya he dicho, me parece que la opinión es un texto amplio para la reivindicación de varios derechos por la comunidad LGBT. Kennedy nos da tela de donde cortar al decir:

Here the marriage laws enforced by the respondents are in essence unequal: same-sex couples are denied all the benefits afforded to opposite-sex couples and are barred from exer­cising a fundamental right. Especially against a long history of disapproval of their relationships, this denial to same-sex couples of the right to marry works a grave and continuing harm. The imposition of this disability on gays and lesbians serves to disrespect and subordinate them. And the Equal Protection Clause, like the Due Process Clause, prohibits this unjustified infringement of the fundamental right to marry. (pág. 27)

La opinión también menciona que los grupos religiosos y los opositores al matrimonio gay pueden continuar su oposición. Esto es parte de nuestra democracia. Más aún, no pensemos que las Iglesias tendrán que oficiar bodas gay en contra de sus preceptos ya que el “establishment clause” de la Primera Enmienda los protege, ver, Hosanna-Tabor Evangelical Lutheran Church and School v. E.E.O.C., 132 S.Ct. 694
 (2012) y en PR, Mercado v. U.C.P.R., 143 D.P.R. 610
(1997). Permanecerá abierta la pregunta de si un negocio privado puede negarse a darle servicio a una pareja LGBT, ver, Elane Photography v. Willock, 309 P.3d 53, 53 (N.M. 2013), cert. denied, 134 S. Ct. 1787 (2014).

El Juez Kennedy y la mayoría también decide que los estados tienen que darle entera fe y crédito a los matrimonios gay en todos los estados. Así que todos aquellos que se casaron en otros estados y ahora viven en PR, están protegidos.

La parte que más me gusta de la opinión es su último párrafo a la página 33, puro romanticismo:

No union is more profound than marriage, for it embod­ies the highest ideals of love, fidelity, devotion, sacrifice, and family. In forming a marital union, two people be­come something greater than once they were. As some of the petitioners in these cases demonstrate, marriage embodies a love that may endure even past death. It would misunderstand these men and women to say they disrespect the idea of marriage. Their plea is that they do respect it, respect it so deeply that they seek to find its fulfillment for themselves. Their hope is not to be con­demned to live in loneliness, excluded from one of civiliza­tion’s oldest institutions. They ask for equal dignity in the eyes of the law. The Constitution grants them that right.

Sobre los argumentos usando las opiniones disidentes, solo diré que las leen los perdedores y algunos profesores de derecho.

ALEJANDRO Y EL MATRIMONIO GAY

En el día de ayer, el Gobierno de Alejandro García Padilla decidió dejar de defender en el pleito de Ada Conde el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico que indica que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y que no se reconocerán aquí los matrimonios gay celebrados en otros estados de la Unión. Aunque hay que celebrar el reconocimiento del Gobierno de PR de que el Artículo 68 discrimina contra los homosexuales, también hay que entender el razonamiento político/legal de esta decisión. Para ello tenemos que ver el timeline de las decisiones más relevantes en los estados y el sistema federal sobre los matrimonios gay. Si desean un timeline más detallado, ver aquí

  • En 1971, el Tribunal Supremo de Minnesota deniega derecho al matrimonio a parejas gays en Richard John Baker v. Gerald R. Nelson, 191 N.W.2d 185 (1971). En 1972, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos (SCOTUS) deniega certiorari diciendo “The appeal is dismissed for want of a substantial federal question.” Esta decisión sería luego utilizada por el Juez Pérez Giménez para decir que el Art. 68 de PR no viola la Constitución Federal.
  • El Tribunal Supremo de Hawaii decide Baehr v. Lewin, 852 P.2d 44 (1993) indicando que el negarle a los gays derecho a casarse puede violar el derecho a la privacidad. Esta es la primera decisión sobre este asunto en los USA. El caso se devuelve a instancia para que determine que hacer. Eventualmente se enmienda la Constitución de Hawaii para que se pueda negar matrimonio a los gays y el Tribunal Supremo de Hawaii lo valida en 1999.
  • En 1996, el SCOTUS decide el caso de Romer v. Evans, 517 U.S. 620 (1996), donde el estado de Colorado pasó una enmienda constitucional para prohibir a diferentes municipios el dar protección contra discrimen a los gay. El SCOTUS decidió que esa acción era inconstitucional. El Juez ponente lo fue Kennedy.
  • Ese mismo año, el Congreso paso la ley de Defense of Marriage Act (DOMA) con amplio apoyo bipartita. El Presidente Clinton la firmó. Esta ley indicaba que para efectos de todo el sistema legal federal el matrimonio era entre un hombre y una mujer y que se permitía a los estados el no darle “full faith and credit” a cualquier otra definición.
  • En el 2003, el Tribunal Supremo de Massachusetts decidió en Goodridge v. Dept. of Public Health, 798 N.E.2d 941 ( 2003) que el denegarle a los homosexuales el poder casarse violaba la igual protección de las leyes. Fue la primera vez que en USA se permite el matrimonio gay. En el 2004 comienzan las bodas gays en Massachusetts. Ada Conde y varias otras personas de PR se han casado en ese estado.
  • En el 2003 el SCOTUS decide Lawrence v. Texas, 539 S. 558 (2003) declarando inconstitucional las leyes anti-sodomía del estado de Texas y por ende de toda la nación. Nuevamente el Juez Kennedy escribe la opinión. Solo 17 años antes, en Bowers v. Hardwick, 478 U.S. 186 (1986), el SCOTUS había validado las leyes anti-sodomía del estado de Georgia.
  • En el 2008 en In re Marriage Cases, 43 Cal.4th 757 (2008), el Tribunal Supremo de California invalida las prohibiciones contra los matrimonios gay. Se promueve el Proposition 8 en un referéndum para revocar esta decisión pero los matrimonios gay comienzan en junio. Proposition 8 es aprobada ese mismo año por los votantes de California.
  • En el 2008, el Tribunal Supremo de Connecticut decide Kerrigan v. Commissioner of Public Health, 957 A.2d 407 (Conn. 2008) y determina que el permitir uniones civiles pero no matrimonios a los gay viola la igual protección de las leyes.
  • En el 2009 el Tribunal Supremo de Iowa decide Varnum v. Brien, 763 N.W.2d 862 (Iowa 2009) y declara que el no permitir matrimonios gay viola la igual protección de las leyes.
  • En el 2009 Vermont, New Hampshire, Distrito de Columbia y Maine aprueban leyes para permitir el matrimonio gay.
  • En el 2010, el Juez Joseph Tauro del Distrito de Massachusetts se convierte en el primer juez federal en declara Doma inconstitucional en Gill v. OPM.
  • En el 2010, un juez federal en California decide que Proposition 8 en California era inconstitucional y los matrimonios gay podían continuar.
  • El 23 de febrero de 2011, el presidente Obama y el Attorney General Eric Holder deciden no seguir defendiendo DOMA.
  • En el 2011, New York aprueba una ley para el matrimonio gay.
  • En el 2012, los estados de Washington y de Maryland aprueban legislación para el matrimonio gay.
  • En el 2012, el 1er Circuito de Apelaciones decide que DOMA es inconstitucional en Gill et al. v. Office of Personnel Management, 682 F.3d 1 (1st Cir. 2012).
  • El 9 de mayo del 2012, el presidente Obama declara su apoyo al matrimonio gay. Posteriormente, su ex jefe de Casa Blanca, David Axelrod, dice en su biografía que lo hizo por razones políticas.
  • En el 2012, una juez de New York determina que DOMA es inconstitucional en Windsor v. US. El caso eventualmente llega al SCOTUS.
  • El 18 de octubre de 2012, el 2ndo Circuito decide que DOMA es inconstitucional en Windsor v. US, 699 F.3d 169 (2d Cir. 2012)
  • El 7 de diciembre de 2012, el SCOTUS expide certiorari a los casos de US v. Windsor y Hollingsworth v. Perry para revisar DOMA
  • En el 2013, los estados de Rhode Island, Hawaii e Illinois y Minnesota permiten los matrimonios gay.
  • El 26 de junio de 2013, el SCOTUS decide US v. Windsor, declarando DOMA inconstitucional. El Juez Scalia en su disidente indica que los tribunales usaran la decisión para invalidar las leyes estatales prohibiendo los matrimonios gay. En una movida extraña, el SCOTUS se declara sin jurisdicción a si mismo y al 9no Circuito para decidir el caso de Hollingsworth v. Perry y se sostiene la decisión del distrito permitiendo los matrimonios gay en California.
  • En diciembre de 2013, el Tribunal Supremo de New México determina que el matrimonio entre personas del mismos sexo es válido.
  • En diciembre de 2013, un juez federal decide que la prohibición de Utah contra los matrimonios gay es inconstitucional.
  • En enero de 2014 un juez federal decide que la prohibición de Oklahoma contra los matrimonios gay es inconstitucional.
  • En febrero de 2014 un juez federal decide que Kentucky tiene que aceptar y respetar los matrimonios gay de otros estados.
  • En febrero de 2014, juez federal en Virginia y otro en Texas deciden en favor de los matrimonios gay.
  • En marzo de 2014, un juez federal en Michigan decide a favor del matrimonio gay.
  • En marzo de 2014, Ada Conde y su esposa radican demanda para que se acepte su matrimonio y que se permitan las bodas gay en PR.
  • En abril del 2014, un juez federal en Ohio decide que el estado tiene que aceptar los matrimonios gay celebrados en otros estados.
  • En mayo de 2014, un juez del estado de Arkansas decide que en favor del matrimonio gay.
  • En mayo de 2014, un magistrado federal decide que la prohibición en Idaho contra el matrimonio gay es inconstitucional.
  • En mayo de 2014, un juez federal en el estado de Oregón y otro en Pennsylvania declara inconstitucional la prohibición del matrimonio gay.
  • En junio de 2014, un juez federal en Wisconsin declara inconstitucional la prohibición de matrimonios gay.
  • El 25 de junio de 2014, Ada Conde enmienda su demanda e incluye varias parejas que desean casarse. Lambda toma el caso en apoyo.
  • El 25 de junio de 2014, el 10mo Circuito en Kitchen v. Herbert, 755 F. 3d 1193 (10th Cir. 2014), concuerda que la prohibición de Utah contra los matrimonios gay es inconstitucional.
  • En julio de 2014, un juez federal determina que la prohibición de Colorado contra los matrimonios gay es inconstitucional.
  • En julio de 2014, varios jueces del estado de Florida declaran inconstitucional la prohibición de los matrimonios gay.
  • El 18 de julio de 2014 el 10 Circuito reafirma en Bishop v. Smith, 760 F.3d 1070 (10th 2014) que la prohibición de Oklahoma contra el matrimonio gay es inconstitucional.
  • El 28 de julio de 2014, el 4to Circuito se convierte en el segundo circuito que determina que prohibir el matrimonio gay es inconstitucional. El caso es Bostic v. Schaffer, 760 F.3d 352 (2014).
  • El 27 de agosto de 2014, la administración de Alejandro García Padilla radica su moción de desestimación de la reclamación de Ada Conde, a pesar de los múltiples tribunales de distrito y dos circuitos que decidieron de forma distinta.
  • El 4 de septiembre de 2014, el 7mo Circuito en Wolf v. Walker se convierte en el 3 Circuito en determinar que las prohibiciones al matrimonio gay son inconstitucionales.
  • El 30 de septiembre de 2014, un tribunal federal en Louisiana se convierte en el primero en validar las prohibiciones al matrimonio gay.
  • El 7 de octubre de 2014, en Latta v. Otter, 771 F.3d 456 (9th 2014), el 9no Circuito se convierte en el 4to Circuito en declarar inconstitucional la prohibición del matrimonio gay de los estados de Nevada y Idaho.
  • El 21 de octubre de 2014, el Juez Pérez Giménez se convierte el solo el segundo juez de distrito federal que decide a favor de las prohibiciones al matrimonio gay. Ada Conde indica que apelará al 1er Circuito.
  • El 6 de noviembre de 2014, el Sexto Circuito se convierte en el primer circuito en determinar que las prohibiciones del matrimonio gay son constitucionales. El caso es Doeber v. Snyder.
  • El 25 de noviembre de 2014, un juez federal decide que la prohibición de los matrimonios gay en Arkansas es inconstitucional.
  • En enero de 2015, un juez federal en South Dakota determina que la prohibición del estado contra los matrimonios gay es inconstitucional.
  • El 16 de enero de 2015, el SCOTUS expide certiorari para revisar la opinión del 6to Circuito. El argumento oral será el 28 de abril y la decisión bajará antes del 30 de junio de 2015.
  • El 23 de enero de 2015, un juez federal en Alabama determina que la prohibición del estado contra los matrimonios gay es inconstitucional.

La anterior discusión demuestra, contrario a lo alegado por el Secretario de Justicia de PR, que varios tribunales estatales y de distrito federal y 3 circuitos decidieron a favor de los matrimonios gay ANTES que el Gobierno de PR radicara su moción de desestimación. Así que no es creíble el cuento de que el “cambió de opinión” se debe a la falta de precedentes antes de proceder contra el caso.

La verdadera razón es otra. Según me indican mis fuentes, fue Alejandro García Padilla el que insistió en defender el Artículo 68 y que el Secretario de Justicia Miranda (basta con haber escuchado su discurso ayer para darnos cuenta) trató de convencerlo del contrario. Es sólo cuando el SCOTUS deniega detener la aplicación de las decisiones de Circuito que al fin el testarudo gobernador decide ceder para mantener algún vestigio de ventaja con sus socios en la comunidad homosexual. ¿Por qué el denegar esto es de importancia? Porque no es hasta junio que se decidirá en propiedad y mientras tanto miles de parejas homosexuales están uniéndose en matrimonio que tiene que ser válido aunque después el SCOTUS decida en su contra. Así lo indica la opinión disidente de los Jueces Scalia y Thomas en Strange v. Searcy, la denegatoria de la solicitud de Alabama de que se detuviera la decisión del Distrito Federal. Dado lo anterior, es altamente probable que el SCOTUS falle en contra de las prohibiciones del matrimonio gay de los estados y veamos el comienzo de la igualdad con este sector. Mi predicción es un 5-4 con el Juez Kennedy escribiendo la opinión de la mayoría.  Veremos que pasa.

En lo personal, es un pequeño paso, pero es un paso importante hacia la equidad.

“That’s one small step for [a] man, one giant leap for mankind”~ Neil Armstrong